Estás en
Portada > Discos > Al Karpenter: “Musik From A Private Hell” (Bruit Direct Disques)

Al Karpenter: “Musik From A Private Hell” (Bruit Direct Disques)

Hace ya muchos años que el bueno de Al Karpenter vive en su cielo (o infierno) privado y particular. Años de infatigable lucha musical. Primero con su fanzine Brutus Zine. Luego ya se lanzó de lleno a crear su particular música (solo apta para selectas minorías) y con un montón de publicaciones a recuperar bajo su anterior denominación, KRPNTRS. En solitario va a cumplir pronto una década de vida, pero además sigue con NUZ y Silver Surfing Machine. Ha pasado también por otras historias más o menos puntuales como The Heart Junkies, Mubles, Opus Glory Ignominia, Kontubernio Kriminal Kósmiko, No Jump! o Lapidaciôn Läser.

Siempre sin dejar de apoyar a los grupos locales con su presencia en casi todos los conciertos, además de acudir a otros de más renombre cuando son de su agrado. Son muchos porque su cultura musical es amplia y no se limita solo a la música de vanguardia. En los últimos años como Al Karpenter ha ido adquiriendo cada vez una mayor repercusión en selectos medios y discográficas internacionales. Así el verano pasado el sello neoyorquino Ever/Never lanzó un muy recomendable LP en vinilo titulado “If We Can´t Dream, They Won´t Sleep!!” y que puedes oír en https://evernever-records.bandcamp.com/album/if-we-cant-dream-they-cant-sleep, por si luego quieres hacerte con él. Magnífica conexión Bilbo-Japón vía Berlín que puede definirse como un manifiesto político en tiempos de locura generalizada. Este LP de debut sucedía a su single punk en Munster Records. Lo defines como un puzle conflictivo, erótico, violento y hermoso que combina al Che Guevara con Suicide. Las poderosas colaboraciones japonesas vienen de la mano del percusionista y batería Seijiro Murayama (Fushitsusha’s Double Live) y de Chie Mukai (Ché-SHIZU). Además su ídolo y a la vez colaborador Mattin, con especial presencia con su guitarra, ordenador y voz en los 9 cacofónicos minutos del perturbador tema titular. El saxo de Lucio Capece está también presente y brilla en temas noise-free-jazz (y hasta ritmos tribales africanos) como en los 10 minutos de ‘If They Sleep…’, en los que también brilla la batería y percusión de Joxean Rivas (Killerkume) y el ya citado Murayama. Además María Seco con el bajo y el bow en todo el disco. ‘No Face’ es también inquietante, oscura y con mucha presencia para la percusión. Mattin dirige con su batería el ritmo demoledor de la revolucionaria ‘Sing The Battle Hymn!’ y finalizan la revuelta de estos 45 minutos los dos también a dúo en la juguetona y más electrónica ‘Riot & Roll!!’ que acaba Al gritando de manera salvaje y punk. Sorprende también Mattin con su melódica en la hipnótica narración en euskera con el título y lema del disco en ‘2020’ Buena distribución entre las caras A (“Sleep”) y B (“Dream”).

Pero es que ahora ha repetido jugado con otro prestigioso sello de música vanguardista como es el francés Bruit Direct Disques en el que también tienes trabajos en esta onda noise, electrónica punk y experimental de Terrine, Femme, Stefan Chistensen, Oso El Roto, Kenji Kariu o City Band, entre otros. Ellos son los encargados de publicar, también en vinilo, su segundo LP con el acertado título de «Musik From A Private Hell». En la producción vuelve a repetir su colega y experto en este tipo de sonidos Mattin (Billy Bao). Entre las sonadas colaboraciones no podía faltar Barbara Karpenter, pero además tenemos otras chicas como María Seco y María Medina, o la presencia de prestigio internacional de Werner Dafeldecker. También lo puedes oír y conseguir en http://bruit-direct.org/product/al-karpenter-musik-from-a-private-hell/. Tiene también nuevo y destacado vídeo con uno de los temas más destacados del nuevo disco y que es todo un homenaje a The Stranglers, al menos en su título, ‘No More Heroes Anymore!’. Un tema inquietante, tribal y percusivo. En su realización le ha ayudado Jorge Núñez.

Me encantan las palabras de Guy Mercier al respecto de este nuevo LP: “Más allá de la música incendiaria de los MC5 o Sham 69, antes de la muerte de Arthur Russell, y después del “Lifetime” de Klein, Al Karpenter y Mattin aparecen por detrás de la máscara del “Lulu” de Lou Reed”. También en pleno confinamiento se marcó un sorprendente “The Lockdown Sessions” concebida como una lista “non-stop” con 31 vídeos, cargados de improvisaciones, aunque los temas de “47” incluidos sí están arreglados y mezclados para un trabajo aparte, con su propia “playlist”. Puedes conocerlo en https://www.youtube.com/playlist?list=PLgvZCGcYjPzJbHQJPnW-bG9kcgxZQjbC7.

Por cierto que cuando leas esto ya tendrá también a punto de aparecer una nueva casette con el título de “The Black Tape”. Constará de 9 nuevos temas y lo editará el sello de Burgos Crystal Mine. ¡Vamos, que el bueno de Álvaro no para ni en pandemia ni en confinamiento!

Pero regresando a “Musik From A Private Hell” decir que estamos ante un disco gestado en pleno confinamiento y en total soledad. También es indicado para escuchar en una reflexiva soledad porque tiene muchos matices que pueden ir introduciéndose en tu cerebro o en tus oídos según el momento. Ese Hell del título, que llevamos ya casi 2 años viviendo con esta interminable pandemia, está presente desde la reveladora canción inicial con un pandero casi marcial pero que va mutando con diferentes colores y timbres a lo largo del tema. Además utiliza su voz como una auténtica arma sonora que acompaña muy bien a la experimentación tecnológica. Con esta avanzada tecnología emula violonchelos o banjos y se adentra en terrenos sonoros cercanos incluso al metal industrial. Se trata de la ya citada ‘No More Heroes Anymore’ que encabeza la cara A del disco también con título propio y que es el de “Private”. Hay que escuchar temas como ‘Libertarian Song’ o esa gozada destructiva, noise y casi industrial titulada ‘Eyes Without Faces’ que puede gustar por igual a seguidores de Esplendor Geométrico, Suicide, The Residents o Einstürzende Neubauten o ese ‘1994’, que cierra la cara A para perderse por sus montones recovecos sonoros. En ‘1994’ tenemos delicadeza y minimalismo al estilo del John Cale más experimental y en ella Al repite la frase “I’m The Invisible Man…”.

La cara B se titula “Publik” y se compone de dos brutalidades como ‘True-Man (The Revenge Of Tao)’ (con un poderoso doublé bass a cargo de Werner Dafeldecker) dentro de un gélido manifiesto que suena ultra-coool-wave. Luego está el extenso y clarificador tema titular que nos lleva a ese particular infierno a través de “glissandos” en las cuerdas de violonchelos (rabeles) o banjos (guitarreos de la “AK-47 Guitar”) que resquebrajan géneros como el “rock sureño” o el “metal”. Siderurgias abandonadas y arqueologías de signos industriales que nos quedan lejos. Contiene una hipnótica narración a la vez que desafiante con su voz, percusiones y zumbidos varios. Luego torna en momentos de una mayor agresividad sonora y marcialidad combinada con experimentación noise alucinada. Duro y a la encía sobre todo en esa explosión realmente infernal final. El estupendo y llamativo art-work lo firma el propio Al y la eficaz masterización corre a cargo de Rashad Becker en Berlín. Puedes conseguir ambos discos directamente si te diriges a Al en brutuszine@hotmail.com. ¡Tiene algún posible concierto cercano a la vista donde presentará como es debido los temas de ambos LPs!

¡Compártelo con el mundo!
Txema Mañeru
Periodista incombustible y melómano desaforado, como demuestra desde hace años en ORPHEO. Tenemos la suerte de contar con él también como redactor en RIB. Colaborador esencial.

Deja una respuesta

siete + quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar