Estás en
Portada > Conciertos > Atrapados en la Dimensión Vital de Corizonas

Atrapados en la Dimensión Vital de Corizonas

Me voy a tomar la licencia de empezar la crónica de una forma diferente. Y es que el destino es muy caprichoso. Ayer, cuando Corizonas se dirigían hacia Bilbao para presentar su disco “Nueva dimensión vital” y su reciente EP “Más allá”, parte de sus componentes sufría un accidente de tráfico. No hubo que lamentar daños personales graves aunque con la furgoneta, como ellos mismos explicaron, hicieron “un homenaje al grupo Siniestro Total”. “Estoy alegre y feliz de estar bien. De estar aquí y de que vosotros también estéis aquí. Es signo de que Todo va bien”, explicó Javier Vielba antes de sonar la canción con ese título. Ese desafortunado hecho le dio si cabe más sentido al título del último disco y la banda nos rindió un concierto lleno de vitalidad; fuerza y energía.

Sonaba la sintonía de “El hombre y la Tierra “ con imágenes de la banda intercaladas con las de manadas de animales salvajes. Terminada la intro es cuando la base rítmica formada por Loza (batería) y Javi Vacas (bajo) hacía de avanzadilla, dando pie a la incorporación progresiva del resto. Todo bajo el gran trabajo visual de Héctor de la Puente. Introducción instrumental para ponerse las pilas, con Javier Vielba entregado y un arranque demoledor con ‘La cuerda que nos dan’. A esta le siguieron ‘Las paredes bailan’ y la ya mencionada ‘Todo va bien’.

Desde un primer momento tanto Vielba como Fernando Pardo dejaron claro que iba a ser un concierto especial. Mucho diálogo con el público. Un toma y daca continúo entre la banda y los que allí nos congregamos. Y en medio, la música de Corizonas.

La banda que completan Rubén Marrón (guitarra), David Krahe (guitarra) y Yevhen Riechkalov (trompeta), nos transporta en el espacio-tiempo. Lo mismo nos acompañan por caminos de paz que acaban convirtiéndonos en forajidos del lejano Oeste dispuestos a batirnos en duelo si fuera necesario. Un lujo para todos los sentidos.

‘Luces azules’ y ‘The Falcon sleeps tonight’ precedieron a ‘Wish you were here’. Un cover con aires country de la mítica canción de Pink Floyd que hizo las delicias del personal. ‘Run to the river’ y ‘Run to the woods’ fueron las siguientes. Con la última de estas el público se sumó con voces que hacían de contrapunto a la voz de Vielba, que animaba una y otra vez a entregarse al espectáculo. Tanto él como el resto de la banda lo estaban haciendo.

Sonó ‘Piange con me’, una canción en italiano incluida dentro del EP “I Wanna Believe” (2011) y versión también de la original interpretada por The Rokes. Porque según la banda “Loquillo les robó un estribillo, Vetusta Morla una página de publicidad. Y en el respeto, de la mitad hacia abajo, todo es vida. Si queremos coger esta canción (Piange con me) la cogemos”. ‘Yo quiero ser yo’ y ‘Místicos en éxtasis’ (tan extasiados como el público con la banda y viceversa). Batallitas de otros tiempos por Pucela en esos bares en los que Vielba descubrió buena música.

“Este disco no pudo presentarse aquí en su momento y ahora lo hacemos por partida doble” (en referencia a su reciente EP “Más allá”). Era el momento de ‘Ecos del futuro’ canción que abre en mencionado EP. Tras esta, Fernando Pardo cuenta que hace poco en una entrevista Jaime Urrutia se lamentaba que nadie se acuerda de Gabinete Caligari. “Nosotros en Sex Museum alquilábamos la furgoneta que utilizaba Gabinete, sus teclados,…”, sentenciaba Pardo. “Y sin embargo Jaime sólo recuerda que hay una banda en Valladolid con un barbudo que hace una versión de Gabinete…”, bromeaba. Interpretaron entonces ‘Malditos refranes’, cover de la histórica banda madrileña incluida en “Más allá”.

Se iba acercando el final. ‘Nueva dimensión vital’ y ‘Sun in your mind’ fueron la antesala a los bises. Estos fueron anunciados tras asegurar la banda que querían oír los “beste bat”. Y como habían prometido volvieron al escenario. Un final eléctrico y de gran movimiento a pesar de que Vielba había contado que le habían aconsejado collarín (que por supuesto no llevaba) que le hacia parecer una mezcla de cura y replicante.

‘Pushin’ too hard’ de The Seeds y ‘Mr Soul’ de Neil Young (Grabada por Buffalo Springfield) fueron las dos primeras. Continuaron con un homenaje a Black Sabbath tocando ‘Supernaut’. El final fue espectacular con Vielba tocando la batería junto a Loza.Y para acabar el concierto la canción ‘I wanna believe’. Tras esta y con un Vielba por los suelos comenzaron los acordes de “Always look on the bright side of the life’, canción de los Monty Python con la que siempre finalizan sus espectaculos.

Quienes ante la amplia oferta musical existente en el mismo día eligieron ver a Corizonas no se equivocaron. Uno de los mejores conciertos de la banda que se han visto últimamente.

http://corizonas.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Compártelo con el mundo!

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies