Estás en
Portada > Conciertos > Celebrando la música con Vetusta Morla

Celebrando la música con Vetusta Morla

Fotografía: Iñigo Pasbas

El pasado viernes acudimos al Bilbao Arena a la cita que teníamos con uno de los grupos indie más importantes del panorama estatal. Hablamos de Vetusta Morla. La banda madrileña está inmersa en la gira presentación de su último trabajo ‘Cable a tierra‘. El estreno en directo de este trabajo, publicado en octubre de 2021, ha tenido que esperar, pero, sin duda, la espera ha merecido la pena. ‘Cable a tierra‘ supone un giro en el sonido de la banda que apuesta por el sonido más folk y tradicional en contraposición a los sonidos más electrónicos. Podemos decir que Vetusta Morla ha hecho una puesta al introducir el sonido popular en sus canciones. Prueba clara de ello es que, en su concierto del viernes, en lugar de seis músicos, estuvieron doce. Y es que se acompañan de dos grupos de música folk; los palentinos El Naan y las gallegas Aliboria.

Por lo visto en anteriores giras de la banda de Tres Cantos, sabíamos que la puesta en escena iba a ser impresionante. Y así fue. Cumplieron expectativas con un montaje sorprendente que seguía la estética de la portada de este último disco. Pero, esta vez, no se queda simplemente es lo estético. Van mucho más allá con un discurso ecologista en el que apuestan por la unión y el cuidado del planeta. También hubo hueco, y mucho, para reivindicar lo popular, la tradición de nuestros ancestros. En cuanto al sonido nada que decir. Dos horas y cuarto de perfección de principio a fin. Lo mismo que la actitud de la banda que durante dos horas desplegó un repertorio más que satisfactorio para todas las almas reunidas.

En Miribilla no colgaron el cartel de sold out pero poco les faltó. No sabemos el número exacto de asistentes, pero sí que quienes se dieron cita en el pabellón disfrutaron de lo lindo desde el momento en el que se apagaron las luces y comenzó la actuación. Una intro daba paso a “Puñalada trapera”, canción que abre el disco. Los componentes fueron apareciendo en un mar de pantallas gigantes y una luz que teñía el ambiente de rojo. Las pantallas desaparecen de repente y Vetusta Morla se descubre para cantar “La Virgen de la humanidad”, el segundo tema de ‘Cable a tierra‘.

Pucho (voz), David García (batería), Jorge (percusión), Juanma (guitarra y teclado), Guillermo (guitarra) y Álvaro (bajo) siguieron con el tercer tema del nuevo trabajo “No seré yo”. Desde el primer momento se mostraron muy agradecidos. No era para menos. Por fin podían presentar en directo el disco en un reciento grande y con gente sin mascarilla.  Atrás han quedado “estos tiempos oscuros y muy inestables”, dijo Pucho.

No sabéis el privilegio que tenemos de estar todos juntos y compartir el ritual del directo”, saludaron. Y continuaron. Esta vez con algunos de sus mejores temas como “El hombre del saco”, “Golpe maestro”, “Corazón de lava” o “Maldita dulzura”. Con cada tema que tocaban el público se crecía y exactamente lo mismo ocurría con la banda.

Resultó muy lograda e interesante la utilización de instrumentos propios de la música tradicional en un concierto de una banda como Vetusta Morla. A los ya habituales se les añadieron panderetas, latas, llaves y otros instrumentos de los que desconozco su nombre. Eso ocurría junto a las bandas anteriormente mencionadas. Sobre el escenario parecía una gran orquesta formada por personas de distintas culturas, pero con un mismo mensaje. Mezcla de raíces musicales. «Orquesta celtibérica» lo definió Pucho.  Ejemplos la intro en “Finisterre”, “Valiente” o “Saharabbey Road”. En esta última como intro sóno una muñeira interpretada a modo de intro por Aliboria.

No faltaron en el set list “Consejo de sabios”, “El imperio del sol”, “Copenhague”, “Boca en la tierra”, “La vieja escuela”, el vals  “23 de junio”, “Sálvese quien pueda” y “Al final de la escapada”, tema que cierra el disco. Tampoco podemos olvidar “Palabra es lo único que tengo”, canción en que la intro quedó en manos de El Naan. Y qué decir de «Te lo digo a ti«, canción en la que incluyeron parte del estribillo de «Sarri sarri».  Vamos que no faltó nada de lo que sí o sí tenía que sonar.

Estaba claro que para el final tenían preparada una traca final. No nos equivocamos. Justo antes de los bises Pucho se puso a colocar unas luces que se habían movida. Puede parecer una tontería pero es un detalle que dice lo humilde de esta banda. Llevan cinco trailers y una cantidad de producción increíble pero ellos siguen con los pies en el suelo. La banda se había reservado tres de sus platos fuertes para acabar el concierto por todo lo alto: “Si te quiebras”, “Cuarteles de invierno” y “Los días raros”. Un final de nivel.

Un concierto sorprendente y que cumplió expectativas. Vetusta Morla convierte sus directos en una especie de celebración de sus canciones, la música o, incluso, la vida. Un ritual en el que te sumerges y del que sales con una energía extra. Positivismo a raudales.

¡Compártelo con el mundo!
Edu Gascón
Periodista y fotógrafo. Colaborador en ORPHEO y desde hace años en esta web. Subdirector y coordinador de contenidos.

Deja una respuesta

uno × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top