Estás en
Portada > Discos > Dientes de Luna: «Medusa» (Baga – Biga)

Dientes de Luna: «Medusa» (Baga – Biga)

Dientes de Luna, grupo gernikarra, inició su andadura musical en 2008. Publicaron el EP ‘¡Esto sí que no me lo esperaba!’ en 2012. En 2015 ‘Más vale tarde’, en 2018 vino ‘Utopista’ y ‘Atmósfera’ en 2019. El sexteto utiliza el euskera y el castellano en sus letras. Ahora presenta ‘Medusa‘ el cual han ido a grabar a los Estudios TAOM de Bilbao bajo la dirección de Oier Palomo y Jagoba Ormaetxea. Carlos Hernández Carbonell lo ha masterizado en el estudio CHC de Madrid. Francis Doctor Deseo (voz en la versión digital de “Marea”) y Gabriel de la Rosa (voz, en la versión digital de la canción “37”) han sido las colaboraciones digitales del disco.

Dientes de Luna con este quinto disco cumple el último capítulo de la trilogía junto a los dos anteriores (Utopista y Atmósfera). Con ‘Utopista’ nos dijo que la tierra está para dar rienda a las utopías necesarias en todas las vidas. ‘Atmósfera’ era el aire de todas las utopías que podemos respirar y ‘Medusa’ es el agua que necesitamos para vivir, porque todas las utopías tienen sed de utopistas (utópicos). El disco tiene un sonido compacto, un rock potente con mucho golpe en la sección rítmica y unos sonidos de guitarras que corren en tropel. Encontramos muchos estribillos en las faldas de una casi desgarrada voz.

Power rock con silenciosas caricias electrónicas. Dientes de Luna ha tomado el camino de la trilogía para redondear los sonidos del grupo. «Maldita» pretende representar conversaciones entre diferentes guitarras bajo la influencia del bajo y batería. «Dispárame» con estribillos atmosféricos construidos en la fortaleza del bajo resulta afectuosa. «Piel a piel» con sonido power-pop nos regala toques del rock de los 90. «37» tiene bases de la electrónica y un atractivo estribillo. «Marea» es una canción que engloba muchas corrientes. Estribillos significativos con colchones de los teclados. «Ezer bihurtzen den guztia» tiene su base en el rock y power-rock progresivo. Power-rock potente pero acariciadora. Y «Medusa». Un tema instrumental con toques electrónicos que es, a la postre, la canción más lenta del disco.

Un disco interesante que muestra la evolución de una banda joven y con las ideas claras.

¡Compártelo con el mundo!
Edu Gascón
Periodista y fotógrafo. Colaborador en ORPHEO y desde hace años en esta web. Subdirector y coordinador de contenidos.

Deja una respuesta

7 + 14 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top