Estás en
Portada > Discos > Fermín Muguruza Eta The Suicide of Western Culture: “B-Map 1917 + 100” (El Segell del Primavera)

Fermín Muguruza Eta The Suicide of Western Culture: “B-Map 1917 + 100” (El Segell del Primavera)

A pesar de haber salido en el último mes del año, “B-Map 1917 + 100” (El Segell del Primavera) ha entrado con todo merecimiento en casi todas las listas con lo mejor del año. Y no lo ha hecho en más precisamente porque en muchos medios las listas se elaboran con algo de antelación. Desde luego que la unión de dos terroristas sonoros como son Fermín Muguruza y The Suicide Of Western Culture era un sueño que tenía muchas posibilidades de poder realizarse. Y aquí está este disco implacable, político, electrónico y muy necesario en los tiempos de oscurantismo político que estamos viviendo.

Desde El Segell le comentaron a Muguruza la posibilidad de hacer algo con TSOWC. El mejor y más duro dúo de música electrónica del Estado eran seguidores de Fermín desde los tiempos de Kortatu. Fermín les conocía por su tema ‘Love your friends, hate politicians’ y seguro que ahora sabrá porque sus discos siempre han estado entre lo mejor del año en que aparecieron. La idea inicial era la de hacer un single, pero el feeling fue bueno y las circunstancias se aliaron para que se haya creado un disco completo.

Un trabajo que, para Fermín, no es una colaboración puntual más ni un disco para cubrir ningún expediente. Él lo considera ya como uno de sus discos más importantes y claves. También cree que es lo más duro que ha hecho nunca desde el “Ireki Ateak” junto a los Dut. También le seducía lo de hacer un disco visual como hizo PJ Harvey con “Let England Shake”. Es decir con un vídeo para cada canción. Canciones que son nombres de ciudades que comienzan por B. La producción de Alex Ferrer (Sidechains) al que Fermín conocía por ser el ingeniero de sonido de los Delorean también es de órdago. La presentación, como siempre en El Segell del Primavera, es sensacional con un triple digipack y un amplio libreto con todas las imprescindibles letras de Fermín en euskera, catalán, castellano e inglés. También hay algunas colaboraciones que no están metidas al azar en absoluto. Como tampoco están al azar los discursos políticos relacionados con los temas que aparecen en algunos de los cortes.

Se puede decir que es un disco conceptual con la sombra del Centenario de la Revolución Rusa extendiéndose por 10 ciudades del mundo. Cortes y ciudades que comienzan con la euforia y la energía a tope de ‘Berlín, Ulrike Meinhof’. De ahí viajan a ‘Beirut, Never dies’ con la colaboración vocal de Safaa Hathot que le da uin aire a M.I.A., pero que también contiene algo de dub en el más puro estilo “Sandinista” de The Clash. En ‘Brazzaville, Egun on Kinshasa’ África entera grita y lucha con un ritmo demoledor aunque estén condenados al suicidio. Me encanta la excelente melodía vocal de ‘Belgrad, Hiri zuria’ con ambientes más oscuros y opresivos y con la guitarra de Karlos Osinaga, de Lisabö, también presente en otros tres temas más. En ‘Baton Rouge, Black is beltza’ se repite uno de los últimos gritos de guerra de Fermín y su gran experimento con músicos de Nueva Orleans.

Contiene un duro ritmo marcial y momentos casi industriales en los que resalta la devoción de los TSOWC por Esplendor Geométrico. Fermín habla de los excelentes The Disposable Heroes of Hiphoprisy, Kate Tempest, Nine Inch Nails o Public Enemy, pero también puedes acordarte de Atari Teenage Riot o Big Audio Dynamite. En ‘Buenos Aires, Gernika Jai Alai’ hay más denuncia política y social utilizando el frontón y más guiños a la cesta punta. Aquí la voz colaboradora es la de la rapera Malena D’Alessio. Sin embargo en la intro de ‘Barcelona, Sant Andreu,las voces son las de las Marala cantando el ‘Txoriak txori’ del patriarca de la música euskaldun, Mikel Laboa. Tras ella llega la tormenta y la experimentación sin frenos, además de ser el primer tema que Fermín canta en catalán.

La aventura acaba en ‘Bilbao, Manifestazioa’ y lo hace entre ambientes oscuros y percusiones martilleantes reclamando el regreso de los presos a sus casas. ¡No es extraño que el propio Fermín califique este magnífico y agresivo disco como punk electrónico!

¡Compártelo con el mundo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar