Estás en
Portada > Conciertos > Goodspeed You! Black Emperor: hipnóticos y penetrantes

Goodspeed You! Black Emperor: hipnóticos y penetrantes

Lo vivido durante el show de ayer en la Santana 27 protagonizado por el combo canadiense Goodspeed You! Black Emperor fue una experiencia inolvidable, hipnótica y penetrante. Su propuesta cercana al post rock instrumental es de esas que no entran a la primera de cambio, e incluso ni a la segunda ni tercera ni cuarta, pero una vez que llegas a sumergirte en sus composiciones quedas totalmente prendado. Sobre todo, cuando ves un directo de ellos, su punto fuerte.

Un soberbio show donde las iluminaciones fueron más bien escasas, casi nulas. Ya que solamente, y gracias a la pantalla donde se reproducían numerosas imágenes, llegabas a vislumbrar algunas caras de los músicos presentes. Situados de forma estratégicamente encima del escenario donde los tres guitarristas se posicionaban, dos a la izquierda y uno a la derecha, totalmente a oscuras y de costado. Dificultando de sobremanera la labor de los fotógrafos presentes, en concreto éramos dos. Al menos los dos baterías que se intercambian entre ellos, los dos bajistas, uno de ellos también contrabajo, y la violinista eran a los que más se les podía visualizar. Sobre todo a estos dos últimos. A los tres guitarristas prácticamente nada, solo eran visibles sus siluetas.

Pero quizás esos detalles de casi oscuridad absoluta encima del escenario quedaban en segundo plano, y seguramente estaba totalmente meditado y planificado por la extensa formación de ocho músicos. Ya que lo que primaba por encima de todo eran sus intensas y extensas composiciones cargadas de sinuosos pasajes sonoros, algunos de ellos casi orquestados sutilmente por todos los músicos implicados ciegamente concentrados en sus respectivos instrumentos. Sus enrevesadas composiciones son y eran para dejarse llevar. Son de esas melodías que te hipnotizan de tal manera que eres capaz de dejar la mente en blanco para adentrarte en todas ellas.

No hace detallar los títulos de las canciones que interpretaron durante la hora y cuarenta minutos que estuvieron encima de él. Sino solamente hay que describir, desde mi punto de crítica, las sensaciones obtenidas. Las cuales fueron enormemente positivas si eres un apasionado de la música en general. Y sobre todo si eres de esos seguidores raros, a los que les gusta el post rock instrumental. Donde las voces se muestran netamente ausentes para dar total protagonismo a todos los instrumentos. Tal como debe de ser en este singular y atrayente estilo musical.

Su show estuvo compuesto por varios momentos de intensidad mezclados, o mejor dicho, acompañados por numerosos momentos relajantes. Llegando al punto donde el fiel público se mostraba tan entregado a su embrujamiento sonoro, que en pequeñas fases de su show, se llegaron a escuchar los ruidos de los vasos, hielos y botellas provenientes de la barra de la sala. La concentración entre la banda y el público era plena, ya que los segundos estaban tremendamente hipnotizados por sus majestuosas composiciones e interpretaciones. También hubo instantes donde los músicos protagonizaron intensos y demoledores pasajes que lograron que parte del público menearan las cabezas en modo ‘headbanging’, al más puro estilo heavy metal.

No cabe olvidar o señalar que el artista de Bután, reino budista en el borde oriental del Himalaya, Tashi Dorji, con mascarilla negra incluida, fue el encargado de abrir la velada de ayer con su guitarra junto a varios pedales y loops. Un artista del que seguramente pasados dos días se nos haya olvidado su nombre y probablemente su show marcado de cuarenta minutos donde demostró su enrevesada propuesta a base de latigazos guitarreros arropados con numerosos efectos y distorsiones. Que quizás no llegaría a cuajar del todo ya que el público presente venía a lo que venía. A disfrutar de las extensas composiciones Goodspeed You! Black Emperor, que visto lo percibido, cumplieron notablemente su misión. Tal como era de esperar.

¡Compártelo con el mundo!
Txema de la Cruz
Quiso ser músico pero su mayor virtud la tenía en los dedos para teclear noticias, reseñas, crónicas, entrevistas delante del ordenador mientras escucha heavy metal de fondo, su gran pasión. La famosa 'doncella de hierro' le tiene atrapado desde que tiene uso de razón. Melómano asistente a los conciertos rockeros y metaleros junto con su inseparable humilde cámara de fotos. Director y supervisor de contenidos en RIB.

Deja una respuesta

catorce − 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top