Estás en
Portada > Discos > La Maravillosa Orquesta Del Alcohol: “Nuevo Cancionero Burgalés” (PRMVR / Altafonte)

La Maravillosa Orquesta Del Alcohol: “Nuevo Cancionero Burgalés” (PRMVR / Altafonte)

Siempre se les ha definido como unos auténticos currantes de esto del rock’n’roll y hasta su atuendo con camisetas interiores de trabajadores así lo atestigua. El caso es que cuando ha transcurrido menos de 1 año desde su obra cumbre, para mí, hasta la fecha, titulada “Ninguna Ola”, ya están de vuelta aquí con su quinto disco de estudio.

Un disco muy especial, diferente y que hasta pudiera ser considerado un trabajo conceptual. Su rock’n’roll de la calle ha estado siempre muy cercano al folk-rock más actual. Pues bien, esta vez “Nuevo Cancionero Burgalés” se inspira en 8 poemas del repertorio popular burgalés. En concreto de dos obras, una de ellas cercana al siglo de vida y la otra que lo supera por unos cuantos años. Sí es cierto que la música es actual y está compuesta por ellos mismos pero las letras están sacadas de dos libros de cancioneros burgaleses de Federico Olmeda y Antonio José, editados en 1903 y 1932 respectivamente. ¡Ha llovido un poquito pero la verdad es que sus historias valen en muchas ocasiones para la actualidad!

La buena producción ha corrido a cargo de su amigo Gorka Urbizu, de los Berri Txarrak. La masterización ha sido del experto Víctor García en ‘Ultramarinos Mastering’. El chulo artwork y, en general, el diseño es obra de José Houdini. Por supuesto cuenta con una recomendable edición en vinilo, pero también otra en cassette, además de la obligada en compacto.

El primer single es el pegadizo y alegre ‘Miraflores´. Tiene la energía de su rock más potente y un estribillo realmente contagioso. Tanto este como la mayoría de temas restantes contrastan bastante con el tono más pausado, melancólico e incluso triste del anterior y precioso “Ninguna Ola”. Su idea de recuperar el repertorio más popular de su tierra, Burgos, es comparable al llevado a cabo en algunos trabajos por Los Hermanos Cubero o Nacho Vegas con las canciones tradicionales de sus respectivas tierras de nacimiento. Son temas que hablan de sentimientos o situaciones universales y atemporales, pero que al mismo tiempo les acercan a sus propias raíces y a sus mayores. El trabajo con los textos ha sido muy prolongado en el tiempo y con muchas horas disponibles al no haber podido girar con el disco anterior como hubiesen querido. Esperan hacerlo con este nuevo y darle caña, especialmente, a los 2 últimos discos y si quieres estar al tanto te puedes informar de lugares y fechas en www.blackizar.com. Como son casi de aquí les tendremos dos días consecutivos en Santana 27, el 12 y 13 de mayo. El 14 estarán en Cascante en Navarra.

Han puesto el corazón en la creación de estos temas y lo pondrán, junto con su sudor, en sus esperadas actuaciones. Podremos así gozar también de ese espectacular cuarto y último adelanto que fue ‘La Molinera’. Gran melodía vocal de corte totalmente popular con un precioso videoclip dirigido por la productora audiovisual Arriguri. Folk-rock guapo con frases populares todavía vigentes hoy en día. Molan también esos otros dos adelantos previos. Es el caso de ‘No Canto Yo’, en la que les acompaña el propio Gorka Urbizu. Un precioso lento con gran banjo de inicio que desprende melancolía y hasta tristeza. Tiene una parte vocal totalmente a capella que es emoción pura. Luego está la genial, y una de mis favoritas, ‘Mañana Voy A Burgos’, con la que de verdad te entran ganas de ir a Burgos al acabar de escucharla. Un tema veloz, muy rock y contagioso a modo de celebración y de esos que te carga las pilas como algunos de los mejores de sus queridos The Pogues, Social Distortion o The Gaslight Anthem. Tema clave en esa cara B más rockera que la A.

El disco arrancan antes con la melancólica, lenta y hermosa ‘Un Lunes’ que recuerda mucho a la mágica sonoridad de su anterior “Ninguna Ola”. Precioso acordeón y gran voz. En la B destacan también la garra e intensidad épica de ‘Mes De Mayo’ o la energía de sus directos y las guitarras eléctricas de ‘Tiempo De Despedirse’. El final, eso sí, vuelve a la calma con el acordeón y la emoción de esa ‘Canción de Cuna’.

Ya ves, por tanto, que ni uno solo de los 8 temas baja del notable alto y nos hubiera gustado que hubieran musicado otros tantos. Quizás en un futuro a medio o largo plazo puedan retomar esta brillante y sana idea de la que ahora podemos disfrutar en disco y muy pronto en sus sudorosos y siempre recomendables conciertos.

¡Compártelo con el mundo!
Txema Mañeru
Periodista incombustible y melómano desaforado, como demuestra desde hace años en ORPHEO. Tenemos la suerte de contar con él también como redactor en RIB. Colaborador esencial.

Deja una respuesta

diecinueve − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top