Estás en
Portada > Conciertos > La psicodelia de Rufus T. Firefly y la experiencia de Sidonie cuelgan el sold out en el Maz Basauri

La psicodelia de Rufus T. Firefly y la experiencia de Sidonie cuelgan el sold out en el Maz Basauri

Ya ayer se puso en marcha una nueva edición del MAZ Basauri. Lo hizo como viene siendo habitual con sould out para el primer concierto y los bonos para las cuatro jornadas agotados. Los precios populares y el plantel de artistas es razón más que suficiente para acercarse al festival de la localidad vizcaína. El Social Antzokia acogió a un publico con ganas de disfrutar del buen cartel y que lo hizo rodeado de un magnífico ambiente.

Para la jornada inaugural dos pesos pesados. Los catalanes y experimentados Sidonie y desde Aranjuez, los jóvenes revelación de 2017, Rufus T. Firefly. Destaca que muchos de los asistentes venían a ver a estos últimos. Y es que el joven quinteto saborea el éxito desde la publicación de sus dos últimos discos; “Nueve” y “Magnolia”. A finales del año pasado les entrevistamos haciéndonos eco de su éxito.

Ellos fueron los encargados de abrir fuego. Víctor Cabezuelo (voz, guitarra), Carlos Campos (guitarra), Julia Martín-Maestro (batería), Miguel De Lucas (bajo) y Rodrigo Cominero (teclados). Una banda agrupada tanto encima del escenario como fuera de él. El resultado, como no podía ser de otra manera, magnífico.

Un sonido impecable, el mejor de la noche. Un rock psicodélico que ha cosechado las mejores críticas de la prensa especializada y público. Una hora de concierto aproximadamente en el que interpretaron temas de su último trabajo y algunos de discos anteriores. Destacó la solidez instrumental de su propuesta. Sin duda una arrebatadora melodía de enganche en temas como “Tsukamori”, “Magnolia”, “El halcón milenario” o “Incendio suicida”.

Melodías que tejen paraísos artificiales, paseos caleidoscópicos y amores más allá de lo terrenal. Interpretaron también “O”, un alegato de amor, naturaleza y arte que son la base de “Magnolia”. Encandilaron al público con “Pulp Fiction” y “Pompeya” (de su disco anterior). “Nebulosa Jade”, “Espectro” y “El problemático Winston Smith” tampoco se quedaron atrás.

Si un servidor no está equivocado interpretaron “Demogorgon”. Un tema que da un giro hacia un sonido más rockero y no tan psicodélico. Se trata del primer sencillo del que será su próximo disco “Loto” que saldrá a la venta en junio. Tanto Julia como Victor consideran este álbum la continuación natural a “Magnolia”.

Para terminar sonó “Río Wolf” y todo el mundo gritó “no duerme nadie esta noche”. Un gran concierto el de los madrileños Rufus T. Firefly que poco a poco van situándose en el lugar que se merecen.

Tras un descanso para cambiar el escenario llegó la hora de Sidonie en su segunda visita al MAZ Basauri. Los catalanes están en plena celebración: 20 años sobre los escenarios (que no es poco) y por ello habían prometido un concierto especial. Canciones más antiguas, retomar su etapa en inglés y canciones que no solían tocar en los conciertos.

Lo prometido es deuda y los catalanes cumplieron. Lo hicieron enfundados en trajes estampados de difícil descripción. Empezaron fuerte y con canciones de antaño, de sus primeros tiempos. La primera fue “On the sofa” y con este tema empezaron a calentar el Social Antzokia. Casi sin tiempo empezó “Sidonie goes to Moog” en la que se nota una mejoría respecto a la pericia con los instrumentos. A destacar los solos de guitarra de Marc. Siguieron con “Nuestro baile del viernes”.

Interpretaron también el tema “Fascinado” del año 2005 y “Sylvia”. Con “Feeling down” nos obsequiaron con declaraciones de amor entre ellos. Veinte años dan para eso y mucho más. Y a partir de aquí comienzan la división de opiniones. Hay quien asegura que en este punto del concierto Sidonie dejó de sorprender y volvió, salvo varios temas, a un set list más habitual y hay a quien le supo a poco.

Nos volvieron a alegrar la noche con el karaoke inventado por Dylan con el tema “No sé dibujar un perro”. Continuaron con “Por ti” y “En mi garganta”. En esta última todo el mundo coreó como si fuera la última vez ¡Te quiero! y ¡Policía! “El peor grupo del mundo” de su último disco fue la siguiente en el repertorio. A esta le siguió “Fundido a negro” también del mismo álbum.

Antes de los bises retomaron los viejos tiempos con “El bosque” (2011) y “El incendio” (2009). Tras una breve espera regresan a escena y comienzan la recta final con “Un día de mierda” en el que Marc recorrió todo el teatro a hombros de un miembro del equipo. Querían acabar fuerte. Para ello eligieron “Carreteras infinitas”, en la que todo el mundo cantó y “Estáis aquí”. Dentro de esta sonó un cover de “Ritmo de la noche” de Mystic que sorprendió.   Terminaron y se despidieron mientras sonaba de fondo “Todo lo que nos gusta”. Un buen concierto el de los catalanes aunque se echaron en falta algunos temas como “Costa azul”.

Un inicio de festival que cumplió las expectativas y que todavía tiene mucho por ofrecer.

 

¡Compártelo con el mundo!

Deja un comentario

Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar