Estás en
Portada > Conciertos > Lichis en el Baserri Antzokia: orgulloso y con la cabeza alta

Lichis en el Baserri Antzokia: orgulloso y con la cabeza alta

«Decíamos ayer». Con esta frase, atribuida a Fray Luis de León tras ser juzgado por la Inquisición, empezó su concierto del pasado sábado Lichis en el Baserri Antzokia. El artista catalán volvía al local de Derio dentro de su gira «El Hombre Orquesta«. Tenía una deuda pendiente con el público y con Gaizka Barga y la saldó con creces.

En esta gira se presenta él solo sobre el escenario acompañado únicamente por su guitarra y algún que otro instrumento de percusión. De ahí lo del hombre orquesta. Y es precisamente ese tema, «El Hombre Orquesta» con el que comienza el repertorio. Una canción compuesta para el disco «Mesa para dos» que sacó en 2019 con Rubén Pozo (ex Pereza). Del mismo disco fue la siguiente en sonar; «Rock de Pueblo«.

«Si alguien me puede traer un agua con gas. No digáis nada fuera que se cae un mito», bromeó Lichis. Hubo mucha conexión con el público a través de las explicaciones sobre las canciones y las otras bromas que fue soltando y que, como aseguró «siempre repito las mismas». De la tercera que tocó, «Loquillo» (también de «Mesa para dos»), explicó que habla sobre la masculinidad. «Ahora venía una sección de metal pero la falta de presupuesto…», bromeó en un momento de la canción.

«Nudo sur» fue la siguiente y también del disco que sacó junto a Rubén. Un precioso tema en el que denuncia como las ciudades van perdiendo su carácter o este se va desplazando hacia la periferia. «Realmente es un tema que escribí para poder meter la palabra gentrificación y que quedase muy indie. Así pensé que lo íbamos a petar en festivales», bromeó de nuevo. Lichis se desnuda con cada letra. Sus dos siguientes canciones son ejemplo de ello:  «…me estoy haciendo viejo…», «…con cara de no terner miedo a nada…». La segunda de ellas se la dedica a su psicoanalista. Este que escribe se imagina a alguien que en lugar de preguntarle qué tal le pide directamente sus letras. Y es que ahí está todo.

«Las ex y los cantautores han dado mucho dinero a la SGAE. Es una tradición», sentencia. Es el momento de «Tinkywinky» un tema de su primer trabajo en solitario «Modo Avión» (2014).  Con el siguiente tema confesó que la aprovecha para vender sus discos pero «me los he dejado en casa. Cosa de genios». Continuó con canciones de «Modo Avión» como «Horas de vuelo«. «Las canciones reivindicativas suelen ser malas como canción» decía Leonard Cohen. Pues bien, en el siguiente tema que interpretó Lichis, «Cazador de Mariposas«, se demostró que no era del todo cierta la afirmación de Cohen. Un tema precioso que habla de política y de las injusticias que se crean a su alrededor.

Antes de que sonará «Teloneros de Lujo» explicó que escribió ese tema en el camerino del Wizink Center. «Fito nos llamó (a La Cabra Mecánica) para ser teloneros y aprovechar así para despedirnos del publico. Aprovechamos para hacer camisetas de merchan. Después de 80 conciertos vendimos tres discos y una camiseta. Desde hace años no compro trapos de cocina», aseguró. De «Modo Avión» también sonó «Tics Raros«.

Tras bromear sobre el Rey Emérito y sobre el «chip que tienen los artistas en el momento de los bises y que inventó Miguel Bosé», interpretó dos temas más junto a los bises. La primera fue  «Salir a asustar«. Siguió con una sorpresa; «Carne de Canción» de La Cabra Mecánica. Y digo sorpresa porque no es habitual que cante canciones de su antigua banda. Hace tiempo que dejó esa etapa atrás y no echa de menos ni el éxito ni la fama. Prefiere salas pequeñas y con no mucho  público. Busca la complicidad y la confianza que permite mirar a las personas a los ojos. Así suenan mejor canciones como «Tal vez Buenos Aires» o el tema «Febrero» de su último disco «Mariposas» (2017).

Pensábamos que ya acababa pero nos regaló tres temas sin enchufar la guitarra. El primero, sentado en el borde del escenario, otro tema de La Cabra Mecánica; «Antihéroe«. Le siguió un tema de Elvis (que no logré identificar) para terminar sentado en el suelo junto al público (en plan hippie) can†ando «Felicidad» un gran tema también de su etapa en La Cabra Mecánica.

Felicidad. Eso es lo que nos dio Lichis el sábado. A través de sus canciones nos cuenta su vida. Canta al pasado, al presente y, en cierto modo, al futuro. Lo hace sin complejos, orgulloso y con la cabeza bien alta. Grande Lichis.

 

 

¡Compártelo con el mundo!
Edu Gascón
Periodista y fotógrafo. Colaborador en ORPHEO y desde hace años en esta web. Subdirector y coordinador de contenidos.

Deja una respuesta

cuatro × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top