Los Zigarros encendidos en el Kafe Antzokia

Los Zigarros encendidos en el Kafe Antzokia

El auténtico rock & roll volvió a encender la llama de un Kafe Antzokia hasta la bandera la noche del jueves 22 de diciembre, con el potente directo de los valencianos Los Zigarros, que volvieron a hacer doblete de Sold Out en la capital del mundo.

Los hermanos Tormo (Ovidi en la voz y guitarra y Álvaro en la guitarra) junto a Adrián Ribes a la batería y Nacho Tamarit al bajo, pusieron el pabellón bien alto, demostrando que son una de las bandas (sino la que más) de rock&roll más en forma del panorama estatal, capaz de llenar dos noches seguidas el Kafe Antzokia, como ya lo hicieran el pasado marzo en esta misma gira.

Desde que en 2019 publicasen su tercer disco ‘Apaga la radio’ que tuvo su réplica en directo con ‘¿Qué demonios hago yo aquí?’ y que paralizó en 2020 la gira por la pandemia, son recurrentes y agradecidas las visitas a nuestra tierra de Ovidi, Álvaro y compañía.

Sonido de auténtico Rock&roll setentero, influencias stonianas salpicadas con tintes de Burning, Tequila y de los que pudieron ser y no fueron herederos de su rock & roll, Pereza.

A las 21:30 horas sonaba el riff de «Espinas» para encender la mecha de la noche, y ya no se apagaría en las siguientes dos horas.

Con muy buen sonido (y peores luces…) junto a una tremenda actitud (Ovidi con el tiempo puede coger el relevo de frontman del gran Carlos Tarque) y una envidiable conexión con el público que secundaba cada una de las canciones, fueron repartiendo su ritmo vertiginoso que iba in crescendo a medida que avanzaba la velada.

«¿Qué harás amor?» sonando a Tequila, «Apaga la radio«, «Antes de los muertos«, «No sé lo que me pasa» con su rollo funky, el rock sesentero de «Mis amigos» o «Dispárame» entre otras, sonaron en la primera parte, en las que también hubo tiempo para versionear con gran acierto «American girl» del gran Tom Petty e incluso a los Stones.

«Voy a bailar encima de ti» y «Hablar, hablar, hablar» hicieron mover las caderas inevitablemente, antes de que «A todo que sí» sirviera de primer parón para pasar después por los camerinos.

Cinco minutos escasos de respiro sirvieron para volver al escenario para interpretar en la traca final, los cortes de «Tenía que probar«, «Dentro de la ley» y «¿Qué demonios hago yo aquí?» que servirían para cerrar la noche del jueves.

Volverán seguro que pronto a Bilbao donde siempre son bien recibidos, y llenarán de seguro de nuevo el Kafe Antzokia una vez que se recupere después de hacer tambalear todos sus cimientos.

¡Compártelo con el mundo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.