Estás en
Portada > Entrevistas > Manu (Porco Bravo): “Para mí la música es como una droga. Una forma de vida”

Manu (Porco Bravo): “Para mí la música es como una droga. Una forma de vida”

A las diez de la mañana un frío general cala el barrio de Bagatza. A pesar de las bajas temperaturas, desde RockinBilbo sentimos hervir la sangre por la conversación que vamos a mantener con el cantante de Porco Bravo que si sigue la estela de sus conciertos, en los que tablas de surf, cabezas de jabalí y utensilios que atentan contra la integridad del artista son protagonistas, promete ser como poco interesante.

Manu “Gallego” en sí es un hombre auténtico, con principios y al que no le importa lo que piensen o digan de él los demás. Aparece en chanclas, con una camiseta y chaqueta negras, pantalones cortos y unas gafas lilas que rematan todo el conjunto.

Ya incluso antes de empezar la entrevista parece que tiene el culo pelado (ni de frío ni con las bengalas) de que le hagan preguntas y así se muestra ante nosotros, dispuesto a calentar el ambiente y no morderse la lengua:

Si no me equivoco, salisteis de Barakaldo en el año 2004, ¿Cuándo comenzasteis a tocar teníais experiencia?

¡ERROR! Nuestro primer concierto fue el 31 de octubre de 2002, la primera maqueta de cuatro canciones es de julio o agosto del 2004 aunque es un error habitual.

Pues empezamos bien la entrevista…

(Risas) Éramos cuatro personas que nunca habían tocado en directo. Ni el bajista, ni el guitarra, ni el batería original Lolo, que duró un bolo ni tampoco Edu, el siguiente batería, habíamos tocado en directo. Mi primer concierto fue con 26 años y en aquel momento el único que sabía tocar era Txelu que había tocado en Serie Z, La Pitaja…

¿Cómo vivisteis ese primer año de Porco Bravo?

Una vez me subí a las tablas me dije que no iba a bajarme jamás; para mí la música es como una droga, algo que necesitaba espiritualmente. Es una forma de vida. Entonces yo creo que la única manera de bajarse de los escenarios es salir de ahí quemado, por falta de oportunidades o porque el grupo ha cambiado. También depende de la pretensión de cada uno, mi objetivo por ejemplo era mejorar y aún estoy en ello.

¿Cómo y dónde comenzasteis vuestra carrera musical?

Nosotros empezamos en los bares de Barakaldo y en unos años ya habíamos tocado en todos en los que podíamos tocar. Pronto empezamos a hacerlo fuera, en gaztetxes y lugares de ese estilo. Para nuestro tercer concierto en febrero de 2003 éramos teloneros de los BellRays, porque debido a la espectacularidad de nuestros shows siempre hemos movido mucha gente. Desde el principio hemos apostado por el formato taquilla que es el sustento económico de la banda; para nosotros además es una manera de valorarnos y de que nos valoren.

Para finales de 2005 dejamos el proyecto de lado, hasta que tocamos en el Bilborock. Aquel iba a ser nuestro último concierto… y entonces nos empiezan a llamar. En ese momento hacemos una desastrosa gira por Alemania y grabamos el disco que después sería calificado como maqueta. Después de aquella gira y de que no apareciese guitarra, Zeu graba con nosotros El Show y se marcha, así que se vuelve a “joder” la banda.

¿Cómo sobrevivís a la situación?

Txelu y yo, junto al hermano del batería (se va Javi y se queda Oskar) decidimos grabar una maqueta de aquella manera con la intención de localizar guitarras y empezar a tocar en serio. De todo aquello salió la formación actual (con Pulpo y Asier) y así hemos seguido hasta ahora.

Nos has contado que empezáis a tocar en Barakaldo, pero ¿dónde preferís tocar?¿Fuera o en casa?

Personalmente me gusta tocar donde no me conocen; si fuese por mí en Barakaldo no tocaría nunca, por las comisiones de fiestas, txosnas y demás. Sólo se acordaban de los grupos para ser teloneros y nunca he querido ser telonero. Por compromiso tocamos de teloneros de Sutagar en 2009 y nos pagaron mucho menos de lo que hubiésemos sacado por nuestra cuenta, así que dijimos que no volveríamos a tocar hasta que se recuperasen las fiestas prohibidas de los barrios (Rontegui, Santa Teresa, Artegabeitia, Zuazu…) y dejasen tocar en los bares y cuando cumplieron su palabra nosotros cumplimos la nuestra; en 2015 tocamos en la Herriko Plaza de Barakaldo.

¿Cómo habéis llegado a dónde estáis ahora?

Lo mejor de Porco son la Piara (los fans). A decir verdad si estamos donde estamos ahora es gracias al merchand porque nos hemos tirado muchos años sin cobrar para pagar deudas, pero la situación ha mejorado gracias a nuestro esfuerzo y al de la gente que ha comprado entradas, nos ha reclamado en fiestas de pueblos y en salas… El secreto del éxito es currar

¿Cómo y dónde os habéis sentido más arropados?

Recuerdo la primera vez que fuimos a Castellón (2010), nuestra sorpresa siempre ha sido Castellón; aquello estaba “petado”.

Entonces…

Me llama la atención haber pasado de no haber tocado nunca en Cantabria a haber hecho tres festivales en un año y conciertos en Santander. No sé si vamos a tocar 5 veces. Como grupo notamos que cada vez tocamos más en Burgos, en Navarra… nuestro radio de acción cada vez es mayor. Sin embargo, para nosotros vale lo mismo una entrada que cien mil, nos sentimos igual de arropados porque al menos yo, toco por egoísmo, por mi regocijo espiritual. Haya gente o no yo daré lo mismo sobre el escenario. Lo daré todo. Para mí es la actitud que se tiene que tener.

Si no me equivoco tocasteis en Ourense en diciembre del 2015 por primera vez. ¿Por qué os demorasteis tanto en tocar en Galicia?

Tardamos mucho en tocar porque no nos llamaban y cuando lo hacían era para un festival y claro, entonces tenías que hacer una gira porque si no económicamente era inviable. Aun así este año hemos hecho 3 viajes de ida y vuelta. Nos han llamado para ir a Andalucía pero es que no puedes ir solo para un concierto… ahora iremos a Murcia pero porque nos han pagado caché pero normalmente tocamos en un radio cercano.

¿Tendremos algo nuevo de Porco?

Ahora en invierno hace un año del último disco y pronto haremos 15 años como grupo así que grabaremos algo (un directo, algún single…). Me gustaría recuperar las canciones de El Show y hacer un DVD pero habrá que verlo porque aún hay que rentabilizar lo que hemos grabado hasta ahora, por eso, habrá que “zapatillear” y vender lo que tenemos.

Me viene a la cabeza la gira que hicisteis de la mano de Resurrection Fest junto a Turbonegro, ¿Qué puedes contarnos al respecto?

Fueron los promotores los que nos llamaron y no al revés, porque decían que teníamos mucho en común con ellos, tanto musicalmente hablando como con los shows. Lo de la bengala (aunque yo me tire sobre la gente con ella en el culo) es de ellos.

“Comencé a graparme porque éramos muy malos y teníamos que llamar la atención”

Hablando de bengalas en el culo… ¿Cómo surgen los iconos que ya son parte de los shows de Porco Bravo?

Lo de la bengala empezamos a meterlo en 2006 en Aste Nagusia en el Bilborock. Aquel día tocaba Turbonegro en Botica Vieja y quisimos hacerles un homenaje. Así que hicimos una versión de una de sus canciones y al final fui introduciendo aquel símbolo dentro de los shows de Porco. Lo de las grapas por ejemplo, es cosa mía. Llevo 14 años grapándome el pecho lo cual me ha producido numerosas infecciones y me ha dejado el sistema inmunológico hecho una “braga”. En 2003 comencé a graparme porque éramos muy malos y teníamos que llamar la atención. En una ocasión me graparon el culo en una fiesta de Barceló en El Tubo (local de donde sale Porco Bravo) así que cogí la grapadora y me grapé las costillas. Total que como no sabía qué hacer en aquel concierto llamé a un amigo carpintero para que me trajese una grapadora… y me grapé. Lo del fuego lo introduje algo más tarde, en un concierto en Santurce. Acababa de prenderle fuego a una camiseta, que por cierto, casi le prendo fuego al toldo (Risas) y lo acabé uniendo a lo de las grapas.

Y lo de la tabla de surf y la cabeza de jabalí…

Lo de la tabla se remonta al momento en el que el Barakaldo asciende de tercera a segunda B. Me había encontrado una tabla de un mítico bar de Barakado, así que la llevé para tirarme por la pérgola pero la gente me llevó. Lo de la cabeza tiene más controversia porque antes (Viña Rock, Altsasua) se la tirábamos al público. Lo que pasa es que esa cabeza ha tenido yeso, gomaespuma… El caso es que era muy peligrosa porque daba unas “hostias” que dejaba a la gente K.O.

Como podéis ver las cosas han ido surgiendo de manera natural y espontánea, pero va siendo hora de renovar porque sólo así empezarán a salir cosas nuevas.

¿Cómo viviste Groo (2011), vuestro primer disco?

De la segunda maqueta, El show (que tenía que haber sido un disco) hasta que surge Groo pasan 9 años. Eso son muchos años de sufrimiento y sacrificio. Grabamos con Carlos porque Asier había tenido experiencia grabando con él y no queríamos repetir el “desastre” de la maqueta. El caso es que el disco tuvo un gran impacto; antes de la presentación habíamos vendido 500 copias y al cabo de año y medio 1500 o cuál se dice pronto.

¿Qué os ha aportado ese disco?

Para el grupo ha sido un plus. Al final para poder girar necesitas un disco, porque esa va a ser la carta de presentación. Sin disco no hay gira, y para nosotros Groo fue eso, una tarjeta de visita que nos acercó a entendidos de la música y que nos abrió puertas.
¿Por qué llamasteis Porco Bravo al segundo disco en vez de al primero?
Hemos ido haciendo las cosas como nos ha parecido que teníamos que hacerlas y no en un orden necesariamente lógico. Para mí por ejemplo el primer disco es El show, aunque esté mal grabado y la gente lo considere una maqueta. Las canciones estaban pensadas para ser un disco, lo que pasa que la grabación fue un desastre. Antes de grabar el Groo habíamos diseñado unas camisetas en las que ponía Groo, porque Edu y Txelu tenían la coña entre ellos; así que era algo casi más identificativo que el propio nombre de la banda. Con el segundo queríamos reafirmar la presentación de los anteriores trabajos y enfatizar tanto la marca como el logo del grupo. De hecho, como salgo con una bandera en la portada comenzamos a añadir la bandera en los conciertos. Y por último La Piara es nuestro homenaje a la gente que nos sigue, el cierre perfecto para esa trilogía.

¿Si tuvieses que describirte en una anécdota cuál sería?

Tú a mí me dejas en un desierto y sobrevivo.

Pero no creo que te haya pasado algo así…

No, pero en los conciertos es igual. La vida hay que vivirla como si fuese el último día de tu vida y los conciertos hay que tomárselos como si fuesen los últimos. Sólo vamos a vivir una vez y este tipo de experiencias sólo pasan una vez en la vida; al principio nuestras letras hablaban de sexo y Rock ‘N’ Roll, ahora en cambio hablan de la vida.

Para acabar con la entrevista, ¿podrías hablarnos de algún ejemplo que hable de vuestras experiencias?

Un documental que me impactó mucho fue Ciudad Morta y por eso tenemos una canción titulada Ciudad Muerta. Todavía tenemos amigos que sufren violencia policial y el documental hablaba de la violencia que hubo en Barcelona. Esos temas son los que nos impactan. Los temas sociales son temas que nos tocan de cerca y no puedes ser inmune a lo que pasa a tu alrededor.

(Nota: entrevista realizada a finales de noviembre)
¡Compártelo con el mundo!
Andrea Ontalvilla
Periodista. Colaboradora de RIB.

Deja una respuesta

5 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top