Estás en
Portada > Actualidad > Micah P. Hinson, el regreso del hijo pródigo

Micah P. Hinson, el regreso del hijo pródigo

El próximo 30 de enero nos visita de nuevo (Kafe Antzokia) Micah P. Hinson, figura fundamental en la música más introspectiva y desnuda de la última década. Y ojo, que ya ha agotado las entradas para alguna de sus primeras fechas españolas, como Barcelona.

Como afirman desde Houston Party, de Micah P. Hinson se ha escrito que estamos ante el Leonard Cohen del indie. Ha ido ascendiendo del estatus de desconocido absoluto al de figura emergente de moda (con su primer disco), de ahí al de icono de culto (con el segundo) después al de artista consolidado (con el tercero, de 2008) y, finalmente, al de estrella con todos los honores (desde entonces a esta parte). Ha trascendido los límites de la escena alternativa -sin perder su aura emblemática en ese mundo- para calar sin problemas en el ‘mainstream’ receptivo con las anomalías.

Oriundo de Memphis pero residente en Abilene (Texas) desde temprana edad, se mueve por la herencia del folk-rock clásico y la tamiza con la forma de entender la angustia y la calma de su generación. Su biografía goza de episodios intransferibles y ha sido escrita desde el lado salvaje de la adolescencia estadounidense, salpicada de estancias en prisión y relaciones difíciles con los estupefacientes, el amor y la salud. De ahí emana el carácter catártico de sus composiciones, que han absorbido el dolor que soportó para rehabilitarse y dejar eso atrás y, a partir de 2008, la tranquilidad de quien ha superado el trance. De ahí también procede el componente redentor de sus directos. En la primavera de 2014 publicó su séptimo LP, “Micah P. Hinson & The Nothing”. Un disco en el que, tras la recopilación de rarezas ‘Micah P. Hinson And The Junior Arts Collective’ (2012), distribuida con la revista ‘Rockdelux’, el de Memphis gira hacia sonoridades propias del porche delantero de una granja poco transitada, con ambientaciones adaptadas a una hipotética segunda parte de “O Brother, Where Art Thou?”. En 2015 realizó la gira del 10º aniversario de su álbum de debut, “Micah P. Hinson And The Gospel Of Progress” (2004), una obra que ya deslumbró en su día (sobre todo a partir de 2005, cuando empezó a despuntar) y que mantiene toda su vigencia. También el año pasado, el mes de mayo, publicó el disco“Broken Arrows”, casi por entero instrumental y entre la psicodelia y el sonido western, que firmó conjuntamente con su amigo y colabordor T. Nicholas Phelps. En septiembre de 2017 llegó su sucesor, “Micah P. Hinson Presents The Holy Strangers“, una moderna ópera folk que, en palabras de su autor, recorre la vida de una familia “extendiéndose por todos los extraños y gloriosos lugares a los que te dirige la vida (…) “vivimos con ellos, morimos con ellos”. Un trabajo de dos años de elaboración y catorce canciones, escrito y grabado en Denison (Texas) desde una perspectiva analógica, y que solo entró en la era digital al llegar al proceso de premasterización.

Y el 26 de octubre del pasado 2018 se publica “When I Shoot At You With Arrows, I Will Shoot To Destroy You”. Grabado en un día en algún lugar del este de Texas, encuentra a Micah al mando de un grupo de músicos (que ha bautizado como The Musicians Of The Apocalypse) dando forma a unas canciones cuya inspiración, según Micah, le vino en España.

“Hay una catedral en Santiago de Compostela en la que se dice que yacen los restos del apóstol Santiago. Hay una estatua de él rodeado de veinticuatro músicos, mirando, afinando o simplemente esperando. Se dice que lo estuvieron esperando durante ochocientos años para ser dirigidos por él. Ellos son los Músicos del Apocalipsis. Son los que traerán el Infierno y el Cielo a la Tierra. Son los que traerán el Apocalipsis”.

¡Compártelo con el mundo!
mm
Carlos Molina
Lleva más de 15 años dirigiendo el proyecto musical ORPHEO y acumula más de 1.000 entrevistas a artistas y bandas de todo tipo. Vamos, que le apasiona la música. También ha colaborado en radios varias (RNE, Onda Cero, Radio Popular, Europa FM). De pequeño quiso ser picado por una araña radioactiva, pero no pudo ser.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar