Estás en
Portada > Conciertos > Mucho rock, amigos, calor y Lie Detectors

Mucho rock, amigos, calor y Lie Detectors

El sábado y domingo nos acercamos al WakePark de Gatika a la fiesta que había organizado Txarly Romero, alma mater de saraos rockanroleros varios. Disfrutamos de unas buenas dosis de rock & roll con un ambiente y en un escenario ideal. No faltó el personal que agotó el papel del sábado y poco faltó para acabar con el del domingo, a la postre, el día con más ambiente rockero. Tampoco hubo que preocuparse de las viandas ya que había diferentes opciones. Lo mismo ocurrió con la bebida. Está nos salvó del calor que invadió ambas jornadas, sobre todo, en la dominical. Aunque para salvador «Pepe«, que se pasó el domingo recorriendo el recinto manguera en ristre aliviando «la caló» de los presentes.

Aspecto del WakePark de Gatika antes de los conciertos.

El sábado ya vimos que el evento sirvió para el reencuentro de amigos y amigas que no se veían desde conciertos pre pandémicos. Todo cuadraba para disfrutar de una buena dosis de rock. Esa responsabilidad caía en The Riff Truckers, Señor No y Los Brazos, por este orden.

Como decimos abrió la banda de Gernika con su sutil rock americano. Lo hicieron bien aunque les tocó lidiar con más calor y algo menos de público. Dejaron claro que lo suyo es el directo.  Sonaron temas de sus tres discos «On Route» (2009), «Healing The Soul» (2013) y «Over The Edge» (2018).Blues y rock, canciones eléctricas y riffs de guitarra.

The Riff Truckers.

 

Los siguientes en subir al escenario a media tarde fueron los donostiarras Señor No. Lo dieron todo en un concierto rápido en el que se emplearon a fondo y no levantaron el pie del acelerador ni un solo momento. Con algo de retraso sobre la hora prevista cerraron la jornada Los Brazos, una banda cada vez más presente en los escenarios y eventos varios. Cuentan con una legión de seguidores que les veneran allí por donde pasan.

William, en la guitarra y voces, Txemi en el bajo y coros y Koki en la batería, forman un trío de rock, con aires de blues rock y hard rock. Sobre el escenario tienen algo que contagia al personal de una manera rápida y fulminante. Estos son los contagios que gustan al personal.

El domingo llegó y, con él, ese calor pegajoso e insoportable que ya conocemos por estos lares. Eso no fue impedimento para que la campa del WakePark se fuese tiñendo de un colorido, negro en su mayoría, con las tonalidades de los muchos tatuajes que se veían por brazos, piernas, espaldas,… Al granó, que a pesar de calor en ambiente mejoró al de la jornada anterior.

Las visitas al bar a coger refrigerios fueron más abundantes. En este punto nos volvemos a acordar de «Pepe» que nos regó con asiduidad impidiendo así alguna lipotimia y, porque no decirlo, haciendo corear al personal canciones fiesteras mientras este se refrescaba.

Toni Metralla y Los Antibalas.

Abrieron bajo un bochorno propio del desierto tejano Toni Metralla y Los Antibalas. Dejaron claro que ellos están en el rock por principios. No le importó el calor y se dejaron la piel sobre las tablas. Desplegaron su punk rock con fuerza y el público supo reconocer el esfuerzo. Sonaron canciones más punk y otras más rockeras en un repertorio en el que, como siempre, priman las letras urbanitas.

Cerró la noche Micky & the Buzz. La banda con Micky Piano al frente puso el broche de oro al abrasador domingo. Para ello se curraron un rápido pero intenso repertorio de rock’n’roll, rockabilly, rhythm and blues, swing y twist,… Y es que fueron muchos los ritmos que de manera frenética hicieron bailar al personal. Energía y diversión en torno a la fuerza vocal de Micki.

Sí, no nos hemos olvidado de Lie Detectors. Los donostiarras fueron los segundos en actuar pero se merecen cerrar esta crónica. Y es que si alguien puso al personal patas arriba fueron ellos. Hicieron que la gente abandonara la sombra y se acercarán al infierno que formaban las filas delanteras. Por si fuera poco hicieron que la gente se levantara y bailara hasta el punto que hubo que llamar al orden para cumplir con la seguridad. Y se cumplió.

Lie Detectors.

No faltó nada de lo que tienen en su maleta de sonidos: rock & roll, garage, punk, hard y hasta algún puntaazo psicodélico… Se curraron un señor concierto en el que, como siempre, van a su bola y, lo que es más importante, sin complejos. Pudimos oír comentarios de asistentes que habían acudido a disfrutar de su concierto. Y es que es una banda con muchos seguidores allá por donde actúa. Y no son pocos lugares ya que además de por estos lares, salen a menudo por el resto del estado y parte del extranjero.

Lie Detectors.

Sus letras están llenas de ingenio y le cantan a las vicisitudes de la vida. Txema, su frontman, no paró quieto. La corriente eléctrica parecía recorrer su cuerpo. Hizo gala de su característico sentido del humor llevando en volandas al personal, que en esta ocasión, se hizo notar de lo lindo.

Lie Detectors.

No cabe duda que quien no disfrutó este fin de semana en el WakePark de Gatika fue porque no quiso. Opciones hubo y todas ellas con aires de rock & roll, en directo y al aire libre. Una prueba de que Txarly sabe de estos saraos y de que, como no, el personal tiene muchas ganas de ir volviendo a la normalidad.

 

¡Compártelo con el mundo!
Edu Gascón
Periodista y fotógrafo. Colaborador en ORPHEO y desde hace años en esta web. Subdirector y coordinador de contenidos.

Deja una respuesta

tres × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top