Estás en
Portada > Discos > Sonic toys: “Un plan mejor” (El Dromedario Records)

Sonic toys: “Un plan mejor” (El Dromedario Records)

Sonic Toys: Un Plan Mejor

Sonic toys ya sorprendieron hace dos años con su disco debut, “Rock”, en el que el trío de Iruña demostró su capacidad para ofrecer algo distinto y salirse de la norma, con una propuesta que consistía en mezclar el rock árido y sucio con la electrónica. En esta reválida, han seguido con la misma fórmula llegando a un punto intermedio entre el sonido stoner de unos Queens of the stone age y el rock electrónico de Muse con pasajes que llegan a abrazar la música disco.

Comienza el disco disparando a bocajarro con un tema directo y contundente, ‘Lobo en la ciudad’, en el que hacen gala de su querencia por los sonidos más punk rockeros para bajar un poco el pistón en ‘Un plan mejor’, un sensual tema en el que manda el sonido del bajo distorsionado de Adrián Vallejo sobre el que navega la voz de Alex Sanz, que confirma lo que pudimos comprobar en su disco de debut: que nos encontramos ante un cantante extraordinario con infinidad de registros diferentes.

La influencia de los QOTSA, mencionada anteriormente, la encontramos en ‘Espejismo‘, mientras que en ‘Buscándote‘ disfrutan con los juegos electrónicos y los sonidos discotequeros que les arrastran de los locales más oscuros hasta el centro de la pista de baile.

Pero Sonic Toys no se quedan ahí y también muestran su faceta más pop en ‘Ojalá me hubiera dado cuenta antes‘ a la que sigue ‘El hombre efímero‘, que comienza como un medio tiempo tranquilo y sosegado para ir ensuciándose y acelerándose para lograr uno de los puntos álgidos del disco en un tema que acaba acercándose al sonido de las baladas míticas del heavy clásico.

La potencia de golpeo en la batería de Adrián Vallejo da comienzo a ‘Lenguas de serpiente‘, otra lección de stoner rock que nos va acercando al final del disco donde nos encontramos con otra demostración de pop electrónico en ‘Adicción‘ que precede a un divertimento como ‘Mister DJ‘, que comienza como un tema de rock urbano clásico y revienta como una bomba de relojería en la cara de todos esos “artistas” de discoteca a los que Alex se dirige con ironía.

La banda deja preparado el camino para su siguiente trabajo con dos propuestas diferentes al resto del conjunto y que dan por finalizado el disco: en primer lugar una emotiva balada titulada ‘Aún sigo aquí’ en la que el vocalista vuelve a hacer magia con su voz y ‘Gris‘, tema acústico y con toques de rock sureño con el que dan por finalizado este segundo álbum y con el que demuestran lo complicado que va a ser encasillar a este joven grupo.

En definitiva, una propuesta fresca y atrevida que deja bien claro que hay vida más allá de los sonidos puros y que para encontrarlo sólo hay que arriesgar un poco como lo han hecho Sonic Toys, un grupo que, a buen seguro, dará mucho que hablar.

¡Compártelo con el mundo!
Sergio Iglesias
Actualmente soy redactor jefe del periódico local Santutxu y + y colaborador en la sección de música de la revista cultural Aux Magazine y también en El Giradiscos, así como en RIB.

Deja una respuesta

diecisiete − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top