Estás en
Portada > Actualidad > Travellin’ Brothers en el Antzoki: sudando blues y otros ritmos

Travellin’ Brothers en el Antzoki: sudando blues y otros ritmos

El pasado viernes los Travellin’ Brother actuaron en casa. El Kafe Antzokia fue el escenario de la presentación de su último trabajo “13th Avenue South”. Para la ocasión contaron con un más que interesante grupo telonero como “Mississippi Queen & The Wet Dog”. Una noche en la que el blues y otros sonidos de raíz americana fueron los auténticos protagonistas (aunque otros quisieran ocupar ese lugar).

Desde hacía semanas se había colgado el cartel de “sold out” por lo que se sabía que la expectación era máxima. Sin embargo no hubo grandes colas para entrar. La gente aprovechó la buena temperatura reinante para acabar sus consumiciones en los bares aledaños y entrar con calma. Una vez dentro esa temperatura aumentó en cuanto los Mississippi Queen aparecieron en escena a eso de las 22:00h. Todo dispuesto para disfrutar del rock & soul que sin complejos despliega la banda bilbaína.

Fotos: Iñigo Pasbas

Actuaron ante un Antzoki abarrotado e interpretaron un repertorio con temas propios y algunos interesantes covers. Actuaron en su formato original. Un trío formado por Aitor Zorriketa (guitarra), Virginia Fernández (Batería) e Inés Goñi (voz). Un servidor les descubrió en el ciclo Izar & Star organizado por el mitómano y periodista Javier Corral “Jerry”. Aquel día Inés encandiló al respetable enfrentándose a Amy Whinehouse. Una voz como hay pocas y que tiene ese algo necesario para hacer sentir una canción.

Abrieron con un tema propio “Lucky red dress” para seguir con el cover del tema que da nombre al grupo. Este no es otro que el “Mississippi Queen”, de los Mountain, grupo creado en Long Island allá por los años 70. A este tema le siguieron una versión del “I got all you need” de Koko Taylor y otro tema propio titulado “Long Gone”.

Agradecieron al público el que estuvieran allí y a los Travellín’ Brother la oportunidad de actuar con ellos. Como ya he mencionado la voz de Inés es seguramente una de las mejores voces del panorama local (y más allá) y el viernes quedó demostrado. Ejemplo de ello fue el tema que interpretaron de Amy Winehouse, “You know i´m no good”. Un tema que hizo las delicias de la gente (al menos de la que estaba atenta al escenario).

Fotos: Iñigo Pasbas

La banda interpretó el tema “Don´t wait up” que como explicó Inés “está dedicado a mi marido”. “Igual no es la balada romántica que esperaba…” bromeó. Continuaron con otro cover. En esta ocasión era el turno de “Nobody’s baby” de Sharon Jones & The Dapkings. El tema propio, “Try me”, acercaba el final que llegó con el neo soul titulado “Mercy” de la británica Duffy y el tema “Ray of sunshine”, dedicado al hijo de Inés. Un concierto de lujo como al que nos tienen acostumbrados. Hay muchas ganas de que se pongan a grabar el que será su primer trabajo.

Llegaba la hora para los Travellin’ Brothers. Presentaban su último trabajo en casa y la ocasión lo merecería. Un álbum grabado en Nashville y en el que han querido reflejar todas sus influencias. Sonido directamente llegado de orillas del Mississippi. Nueve temas en los que se rinde un homenaje al blues. Tributo a los ritmos y melodías que enriquecen sus canciones, góspel, folk, swing, country, funk,… Aromas musicales de raíz americana que impregnan todas sus canciones.

Para la ocasión tenían reservadas dos sorpresas. La primera era que en este concierto iban a tener dos pianistas. Uno era Mikel Azpiroz que ha participado en la grabación y el otro, Ander Unzaga que, aunque algo alejado de la banda, es el pianista de siempre. La segunda que Inés de los Mississippi Queen iba a hacer los coros.

Se presentaron en septeto cual banda rhythm and blues más Inés Goñi, como ya hemos comentado, a los coros. Al bajo y chello Eneko Cañibano. Magníficos Isi Redondo a la batería y Alain Sancho en el saxo. La voz y frontman de la banda Jon Kareaga con una energía infinita. Por último Aitor Cañibano a la guitarra que también se marco un tema y los dos mencionados pianistas.

Fotos: Iñigo Pasbas

Sin duda ofrecieron un concierto muy potente y compacto. Continuas referencias al amor y al buen rollo. Mucha complicidad con el público que respondió en su mayoría de manera sobresaliente (salvo a los que haré referencia al final de la crónica). Abrieron con una canción del disco nuevo. Concretamente con “The spur” que es la primera de este “13th Avenue South”. Continuaron con “Oh what a shame”, un tema de su disco “Magnolia route” (2014) y con “Sweet Corinne”, “As good as it gets” y “Oh my river” las tres también de su último trabajo.

Era una noche especial y todavía había una sorpresa más. Mingo Balaguer tocó varios temas con su armónica acompañando a la banda. Balaguer fue miembro de la legendaria Caledonia Blues Band durante diez años. Con esta banda actuó junto a destacados músicos como Hubert Sumlin, Johnny Winter, Charlie Musselwhite y Magic Slim, entre otros. Un deleite para los sentidos.

Siguieron con su clásico “If you talk in your sleep” y varios temas más del nuevo disco; “Peggy Sue got divorced” , “I believe”, “A better day” y “Loving Place”. El concierto sudaba góspel, soul y jazz a chorros y eso salpicaba más allá de las primeras filas. Tampoco faltó “The best is yet to come” de su anterior álbum “One day in Norway” (2016). Una reafirmación en el poder de transformación y en la capacidad de superación.

Era el momento de otro tema del disco nuevo; “Last fear deal going down” . Antes de los bises sonó “The power of love”. La banda abandonaba el escenario del Kafe Antzoki entre gritos que pedían otra. Estaba claro que el ritual se cumpliría y volverían a salir.

Empezaron los bises con “Lost and found”, otro tema del mencionado “One day in Norway”. A esta canción le siguió “Love, joy and happiness” del disco “Magnolia route”. Siguieron con otro tema del mismo disco, “Song for you (Always there)” y terminaron con “Frenchmen Street” de “One day in Norway”.

Fotos: Iñigo Pasbas

Sin duda un bolazo el de los Travellin’ Brothers (junto a Mississippi Queen & the Wet Dogs). La nota negativa de la noche la pusieron numerosas personas que faltaron al respeto de artistas y del público que fue a disfrutar del concierto. Un murmullo insoportable y constante que nos dio la noche. No venía de la parte de atrás si no de todos lados, incluidas primeras filas. Si le añadimos gente que empezado el concierto llega a las primeras filas a base de empujones… Un síntoma de mala educación que se está repitiendo últimamente concierto tras concierto. Creo que artistas y público merecemos un respeto.

¡Compártelo con el mundo!

Deja un comentario

Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar