Estás en
Portada > Conciertos > Una noche mágica con Uli Jon Roth

Una noche mágica con Uli Jon Roth

Vivir una grata experiencia sonora por segunda vez después de transcurrir diecisiete años de la primera de la que fui testigo (domingo 7 de marzo de 2004 en la sala Jam de Bergara como telonero de UFO) simplemente tiene una palabra: Magia. Y es precisamente lo que pude sentir durante el concierto que ofreció, el domingo 7 de noviembre en la céntrica sala bbk, el genio Uli Jon Roth. Quién junto a su solvente banda con guitarrista zurdo, bajo y voz, teclista y batería, fueron capaces de trasladarnos a la época de los inicio de los setenta cuando el propio Uli militaba en unos Scorpions que estaban comenzando a despuntar. Este guitarrista germano famoso por liderar ese pedazo de directo para la historia del rock titulado ‘Tokyo Tapes’, que se encuentra grabado a fuego en las memorias de muchos de los presentes que acudimos a su cita bilbaína este pasado domingo, fue capaz de meternos en una burbuja del tiempo de la que no queríamos salir en ningún momento. Un guitarrista que permaneció con ellos debutando en 1973 con ‘Fly To The Rainbow’ y que permaneció hasta el mencionado directo de 1978. Entre medias lanzaron tres grandes discos, que con el paso del tiempo se están convirtiendo casi en obras maestras, y que fueron ‘In Trance’ (1975), ‘Virgin Killer’ (1976) y ‘Taken By Force’ (1977). Gracias a su destreza y a la genialidad que posee con su llamativa Sky Guitar, y que fue fielmente acompañado por sus escuderos, nos obsequió con suculentos solos de guitarra llenos de melodía, que nos dejaron a todos boquiabiertos. Ya que lo que estábamos presenciando en el escenario está al alcance de contados artistas del rock, del progresivo, sinfónico y neoclásico.

Y esa magia que recibimos fue a través de las primerizas composiciones de unos jovenzuelos Scorpions junto con sus propias canciones de su etapa en solitario que culminó con dos soberanas versiones de otro genio de la guitarra, Jimi Hendrix. Dejándonos a todos noqueados y en un permanente estado de shock por lo vivido. Un señor concierto que permanecerá en la memoria durante muchos años. Y esta vivencia mágica ha sido posible por la fantástica gestión que llevan realizando durante diez años los promotores del famoso festival ‘BBK Music Legends” que solamente ellos son capaces de traer a Bilbao a tan ilustres artistas. ¡Una gozada tener gente que ama tanto o más que nosotros el amplio universo del rock!

Su visita a Bilbao comenzó con la hard rockera “All Night Long” que sirvió para calentar el ambiente con un público expectante y que en los primeros compases no presagiaba nada de lo que íbamos a ser testigos y que finalmente se convirtió en una noche mágica de rock. De seguido, y tras un tímido saludo con Eskerrik Asko incluido en palabras de Uli, nos deleitaron con “Indian Dawn” y “Electric Sun”, ambos cortes de su etapa en solitario tras dejar de lado a los Scorpions. Para después sumergirnos en trance a través de la sublime interpretación de “Sun In My Hand” que contó con soberanos solos por parte de ambos guitarristas, liderados por Uli y por el jovenzuelo David Klosinki, que tuvo un final muy sinfónico.

Tras una breve pausa que sirvió para afinar la guitarra, el guitarrista teutón se mostro emocionado al anunciar el siguiente corte. Una canción que según nos avisó que estaba dedicada a la figura de su hermano Zeno Roth que falleció en 2018. Titulada “Down Tell The Wind” donde nuevamente se intercambiaron las voces Uli y Niklas Turman, bajo (anteriormente guitarrista), quién estuvo pletórico en su parte vocal. Demostrando en algunos cortes de los Scorpions una cierta similitud al enorme Klaus Maine, siempre guardando las distancias. Después vino uno de los momentos cumbres al ejecutar magistralmente los cinco músicos la maravillosa y épica “We’ll Burn the Sky” que nos dejó sin palabras. Sin salir del trance al que estábamos sumidos llegó otro de los momentos de la mágica velada con la ejecución del himno “In Trance” donde el público participó cantando algunas de las estrofas y coros. Sin tiempo de asimilar todo los que estábamos viviendo, Uli fue rápidamente a cambiar de guitarra, y fue en ese preciso instante para interpretar otro himno de la primera etapa de los Scorpions ya que la elegida fue la épica “Fly To The Rainbow” donde pudimos contemplar con nuestros propios ojos toda la destreza que posee el guitarrista. Un tema muy psicolédico que terminó con el público ovacionándole a él y al resto de sus compañeros que manejaban sus instrumentos también con gran destreza.

El concierto proseguía a las mil maravillas y recordando esa etapa de los Scorpions antes de hacerse mundialmente famosos. Una época que a nivel personal me sigue alucinando a día de hoy por toda esa magia que desprendía principalmente el héroe de la velada. La marchosa “Pictured Life” fue la elegida para júbilo de los presentes que no dábamos crédito a lo que estábamos viendo y oyendo. Sin respiro alguno otro bombazo sonoro con la hard rockera “Catch Your Train”, consiguiendo por enésima vez, ser otro de los puntos álgidos de la velada con un impresionante Niklas Turmann en la voz. Tras otro nuevo subidón de adrenalina nos obsequiaron, precedido por otro cambio de guitarra por parte de Uli, con “The Sails Of Charon” del disco ‘Taken My Force’. Canción que habla entre el conflicto del bien y del mal, y que cuenta en su desarrollo con aires de Medio Oriente y con algún que otro toque flamenco. Una pieza versionada por Kirk Hammett, Yngwie Malmsteen o Testament. Y que para muchos esta considerada como uno de los primeros ejemplos del metal neoclásico y de la técnica del shred. Reverenciada por artistas cómo K.K. Downing, Dave Mustaine, Slash, Eddie Van Halen, Joe Satriani, Steve Vai o el antes mencionado Yngwie Malmsteen. Tras dejarnos sin palabras otra vez tocaron un corte tipo jam session que sirvió principalmente para presentar a toda la banda mientras cada protagonista realizaba su particular solo. Destacando la pegada del batería Pino Liberti y los teclados del joven Fab Jablonski. Tras su finalización obtuvieron cómo recompensa a su maestría una sonora ovación por todos los que estábamos presentes. No era para menos.

Y con algo más de una hora y media de concierto, nos lo agradecieron con dos sendos bises protagonizados nuevamente y magistralmente por los cinco músicos teniendo como protagonista a otro genio de la guitarra, el enorme Jimi Hendrix. Donde Uli Jon Roth también lo bordó. Las elegidas fueron la extensa “All Along The Watchtower” (Bob Dylan), que tras su finalización se produjo el segundo Eskerrik Asko en palabras del propio Uli, y la maravillosa versión de “Little Wing” (Jimi Hendrix). Prolongando de esta manera su estancia encima del escenario hacia casi a las dos horas de pura magia sonora. Consiguiendo de esta manera dejar a todo el personal satisfecho. Tras despedirnos de ellos a través de una gran ovación, no nos quedaba otra que abandonar la sala para regresar a casa con la mente en estado de hibernación ya que ninguno de los allí presentes no queríamos distraernos para poder seguir asumiendo todo lo que habíamos presenciado. Y qué resumo, para no extender más la crónica de lo vivido, con esta frase: ‘He sido testigo de vivir una noche mágica frente a Uli Jon Roth‘.

  • Fotografías: Juan Raúl Fernández Salabarria del medio amigo madeinmetal.es
¡Compártelo con el mundo!
Txema de la Cruz
Quiso ser músico pero su mayor virtud la tenía en los dedos para teclear noticias, reseñas, crónicas, entrevistas delante del ordenador mientras escucha heavy metal de fondo, su gran pasión. La famosa 'doncella de hierro' le tiene atrapado desde que tiene uso de razón. Melómano asistente a los conciertos rockeros y metaleros junto con su inseparable humilde cámara de fotos. Director y supervisor de contenidos en RIB.

Deja una respuesta

3 × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top