Willis Drummond: «Hala Ere» (Tabula Rasa Records)

Willis Drummond: «Hala Ere» (Tabula Rasa Records)

Parece que todo sigue igual e inmutable pero en “Hala Ere” sigue corriendo el tiempo inexorable e implacablemente. Nos viene esto a la mente por el título del nuevo disco de los especiales y espectaculares (sobre todo, en directo) Willis Drummond. Y es que este “Hala Ere”, de nuevo en su propia discográfica, Tabula Rasa Records es ya su séptimo disco y parece que nacieron antes de ayer. De hecho todavía teníamos bastante presente en nuestros oídos su anterior “Zugzwang”, un gran disco con el que nos sorprendieron hace 2 años en formato trío. Con él llegaron hasta Japón, Australia o Tahití, pero luego llegó la pandemia. El caso es que al retomar los conciertos acústicos se sumó a ellos Vincent Bestaven (Botibol, Petit Fantome, Arthur Satan…) y se quedó también para el regreso a la electricidad. En su sello hablan de grunge, la música indie original y el rock’n’roll punk australiano. Todo eso había estado algo presente en su sonido, así como esos desarrollos guitarreros cercanos a unos Neil Young & Crazy Horse a los que homenajearon en su día con gran acierto. Influencias que van de los 70 a los 90 para acabar sonando actuales como suenan Willis Drummond. Las siempre cuidadas letras nos hablan sin tapujos de esta enferma sociedad y de los problemas ambientales y sociales que la asolan. También están presentes las migraciones y las claras y peligrosas contradicciones del mundo capitalista. Por supuesto que también caben letras más personales y además, en el apartado musical, se adentran más que nunca en territorios pop.

Los temas fueron grabados tocando los 4 en directo en sus nuevos estudios “Shorebreaker” de Johannes Buff, productor del disco, una vez más, y hermano de Félix. Además decidió subir el volumen del disco algo más alto de lo normal y la verdad es que suena como un tiro. Así se acercan más aún a sus poderosos directos porque además el proceso de grabación ha sido bastante rápido y no han metido apenas arreglos para capturar el momento y su esencia como banda. Todos los miembros han aportado sus propios temas e ideas aunque luego aparezcan acreditados al conjunto. Los directos acaban de comenzar con gran éxito de crítica y público el 26 de noviembre en el Kafe Antzokia de Bilbo, pero pronto tendrán más fechas en Biarritz, Donostia, Iruña, Azpeitia y también bastante fueras de Euskadi por lo que te recomiendo que te pases por www.blackizar.com porque irán surgiendo más. Queremos destacar también como se merece la preciosa fotografía de la portada a cargo de Guillaume Fauveau, pero con la idea de la mandarina concebida por el propio grupo. Claro que ese ‘Mandarina’ es el tema que da inicio al nuevo y destacado disco. Por cierto que la portada se disfruta más en la edición en vinilo con carpeta doble y también con algunas copias en vinilo de color. El Cd está también muy cuidado y contiene un currado libreto de 16 páginas con diseño de Mikel Larratxe.

La ‘Mandarina’ de la portada abre el disco con una fantástica combinación ganadora. Ritmos-Latidos actuales con punteos dobles sureños a lo Allman Brothers, destellos psicodélicos a lo The Limiñanas, voz más pop y explosiones grunge en guitarras posteriores. ¿Alguien da más? ¿Quién se come esta ‘Mandarina’? ‘Stockholmen’ suena más explosiva, hardcore y post-rock al estilo de su anterior “Zugzwang”. Luego llega ese flamante segundo single que es ‘Gauzak’ con riffs del r’n’r australiano que van de The Drones a Radio Birdman, pero también con un estribillo pop. El vídeo es una gozada y se nota que ellos también la gozaron grabándolo. ‘Western Smile’ es un excelente tema más reposado con estribillo pegadizo y guitaras más americanas que combinan Dinosaur Jr. Con los Pixies. Vuelven a `pisar el acelerador con ‘Makina Bat’ y ‘Jostaleku Ala Infernu’ en una dupla hardcoriana que seguro encadenan también en directo. En la primera pisan más los pedales de las guitarras y la segunda es más punk aún con poco más de 2 minutos y un final explosivo para jugar con ellos o ir hacia el infierno. ‘Ez Dugu Behar’ tiene un precioso arranque lento que puede gustar a fans de Ruper Ordorika o Anari, pero que luego tiene esas explosiones grunge y fantásticos coros con un punto Pearl Jam. El final es para el primer single, un ‘Bidasoa’ que tiene una dura letra sobre los migrantes que mueren también junto a nosotros. Para mí cumbre del disco, río, muerte, emoción, guitarras distorsionadas y gritos de rabia, dolor y desesperación, pero también de esperanza a que algo podamos cambiar entre todos. Gran presentación tanto en vinilo como en compacto con cuidado libreto y las letras en 4 idiomas para que llegue claro su importante mensaje. ¡Una vez más para comérselos como esa apetitosa mandarina de la portada!

¡Compártelo con el mundo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.