Estás en
Portada > Discos > Zea Mays: “Harro” (Garden Records)

Zea Mays: “Harro” (Garden Records)

Portada de "Harro" de Zea Mays

Nueva vuelta de tuerca la que han dado Zea Mays con su octavo disco, con el que dan comienzo las celebraciones de los 20 años que la banda cumplirá en 2017.

En “Harro”, al igual que en su anterior “Da”, el grupo de Rekalde ha optado por repetir experiencia con el productor Dave M. Allen, responsable de alguno de los mejores trabajos de The Cure, Depeche Mode o The sisters of Mercy, entre otros. Otro que también repite como técnico de sonido es José Lastra, quien podría ser considerado como el quinto Zea Mays, ya que lleva trabajando con ellos desde su segundo disco, “Elektrizitatea”, en 2000.

Para este nuevo trabajo, Zea Mays querían hacer algo distinto a lo que habían hecho hasta ahora experimentando, sobre todo, con la electrónica y los sintetizadores. Para llevar a cabo esta propuesta ha sido fundamental la colaboración de Txufo Wilson (Empty Files), que ha puesto a disposición de la banda toda su sabiduría en este mundo digital, y la de Raúl Lomas (Doctor Deseo), que ha colaborado con teclados y sintetizadores en varios temas.

El resultado es un disco muy variado que, sin perder la esencia y el sonido propio de lo que es el sonido Zea Mays, se adentra en esos terrenos menos habituales de la electrónica manteniendo la esencia de la banda  en temas como ‘Enbata‘, ‘Buruarekin ihes‘ o ‘Ez dut sinestu nahi‘ para ir acelerando el ritmo hasta conseguir un sonido casi discotequero en canciones  como ‘Amiltzen ez den bat‘, ‘Eztarritik alura‘ o ‘Ezin pentsatu‘, con cierto eco a Belako en las bases.

Pero, a pesar de que la electrónica domina el tono general del disco, los bilbaínos demuestran que su escuela y su música es el rock, como evidencian los sonidos stoners de ‘Eguzkira beti‘ y ‘Sutan‘, las pesadas guitarras de ‘Barrutik‘, o el poso americano de ‘Isiltasuna‘, donde tal vez se pueda percibir la influencia de REM, y que supone uno de los momentos cumbres del disco junto con la colaboración de Santi Balmes, de Love of Lesbian, que canta ¡en euskera! en ‘Orain‘, una canción que parece hecha a su medida, y que bien podría aparecer en cualquier disco del grupo catalán.

Para el final, y a modo de calma después de la tempestad, Zea Mays dejan ver su lado más romántico en una balada en la que, como casi siempre, brilla con luz propia la imponente voz de Aiora Renteria, sin duda una de las mejores cantantes del Estado.

En fin, que como decía el tango “20 años no es nada”, pero la experiencia nos ha demostrado en infinidad de ocasiones que es muy difícil encontrar grupos que lleven tanto tiempo juntos, que se compenetren tan bien como Zea Mays y que nunca pierdan la ilusión por hacer cosas nuevas, por sorprender y, sobre todo, por aprender. De manera que el orgullo (ese “harro” al que hace referencia el título del disco) es nuestro. ¡Zorionak y a por otros 20 años!

¡Compártelo con el mundo!
Sergio Iglesias
Actualmente soy redactor jefe del periódico local Santutxu y + y colaborador en la sección de música de la revista cultural Aux Magazine y también en El Giradiscos, así como en RIB.

Deja una respuesta

cuatro × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top