Estás en
Portada > Conciertos > Los Secretos: 40 años emocionando

Los Secretos: 40 años emocionando

Los Secretos y Bilbao siempre han tenido una relación especial y en el concierto que el pasado domingo ofrecieron en el Euskalduna quedó demostrado. Las entradas estaban agotadas con mucha antelación aunque se vieron algunos huecos. La cita estaba programado para el día 6 de enero e iba a haber sido el primero de esta gira «Recuperando las Emociones«. Sin embargo, las restricciones obligaron al aplazamiento. Ayer, como decimos, se agotó el papel y más de 2000 personas bailaron, corearon y, sobre todo, se emocionaron con las 27 canciones que la banda liderada por Álvaro Urquijo interpretó en poco más de dos horas.

Hemos hecho un repertorio con canciones de los momentos más interesantes de Los Secretos‘, explicó el actual vocalista. Y así fue. Sonaron sus grandes éxitos, otras que llevaban décadas sin tocar y algunas nuevas que no han tenido la oportunidad de promocionar por toda la situación vivida. Abrieron con «Ojos de gata»,  «La calle del olvido» y la muy coreada «Mi paraíso» ( una de las nuevas). Continuaron con una de las que hace tiempo se quedó fuera de los repertorios; «Buscando», sin duda un temazo. Hacía décadas que no tocaban la muy popera «Nuevo color» y el domingo lo hicieron. ‘Habéis si os acordáis y si no como si fuese nueva‘, bromearon.

Después de leer el libro escrito por Álvaro, «Siempre Hay un Precio», entiendo lo que se esconde detrás de muchas de las canciones. Eso me ocurrió con «Colgado» y con los ritmos americanos de «No Me Imagino». Álvaro Urquijo explicó como con esta ultima canción les echaron de la discográfica porque les decían que no tenían futuro …. ¡Ironías de la vida! No faltó «Buena Chica» en la que tanto el bajo como los tres guitarras se fueron a la parte delantera del escenario. A Ramón Arroyo, denominado por Álvaro Urquijo como «el señor de las guitarras«, se le unieron el propio Álvaro con la suya y la última incorporación al grupo, Chechu Altunez. Y ya puesto a presentar, recordar que a la batería está Santi Fernández, al bajo Juanjo Ramos, al teclado Jesús Redondo. Una gran banda que ejecutó muy bien las canciones bajo un buen sonido, salvo en alguna canción  en el que no fue tan limpio.

Con «Si pudiera parar el tiempo» recordaron a esas estrellas (Bowie, Lou Red, Antonio Vega, Enrique Urquijo,…) que ya no están entre nosotros. ‘Esas en las que nos fijábamos cuando hace 40 años queríamos ser artistas‘, añadió Urquijo. Con «Hoy la vi», «No digas que no» (una de las favoritas de Álvaro) y «Trenes perdidos», esta última escrita por Jesús Redondo, llegamos al ecuador del concierto.

No faltó tampoco «Quiero beber hasta perder el control» (beber tras un mal de amores no es tan raro). Sonó «Ponte a la fila» tema en el que Ramón estrenaba una guitarra de color turquesa. Uno de las más coreadas, «Pero a tu lado», sirvió de dedicatoria de la banda a quienes les han seguido a lo largo de todos estos años. Con una imagen de Bilbao proyectada de fondo interpretaron «El primer cruce», canción con tintes bluseros y ritmos country. En «Te he echado de menos hoy» quien más o quien menos se acordó de Enrique. Son muchos conciertos ya de Los Secretos pero yo cada vez le echo más en falta. Antes de «No me falles» (hace 30 años que no la tocaban), Álvaro contó que ficharon por una discográfica independiente que al final fue absorbida por Warner. Tampoco podía faltar «Por el boulevard de los sueños rotos» y la historia de Joaquín Sabina. Con «Gracias por elegirme» se retiraban del escenario entre aplausos de un público entregado.

Tras salir del nuevo a escena, el actual líder de Los Secretos recuerda uno de sus primeros bolos en Bilbao. «Al día siguiente tenía la BAU (antigua selectividad) y aprobé. supongo que me dio suerte», añadió. Cuatro temas dejaron para los bises. «Ojos de perdida», «Agárrate a mí María» (canción que escribió enrique a su hija), «Sobre un vidrio mojado» y el origen de todo: «Déjame».

Incombustibles son Los Secretos dentro del panorama musical español y erigidos en referentes de varias generaciones. 40 años son muchos y 40 años emocionando es ya una barbaridad.

¡Compártelo con el mundo!
Edu Gascón
Periodista y fotógrafo. Colaborador en ORPHEO y desde hace años en esta web. Subdirector y coordinador de contenidos.

Deja una respuesta

diecinueve − 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top