Estás en
Portada > Actualidad > Reportajes > Malos en humos en concierto

Malos en humos en concierto

Dentro de nuestro calendario de conciertos tenemos apuntado una fecha con rotulador rojo debido a que viene a nuestra ciudad nuestra banda de heavy metal favorita desde hace años atrás. Como viene siendo habitual, los promotores comunican la gira con seis meses de antelación. Tiempo más que suficiente para disfrutar de su música en casa, en el coche, en la playa o con los amigos. Tras el anuncio de la gira llega el momento de hacer la compra de la entrada por internet y una vez que la operación resulta positiva ya podemos ir a nuestro rincón favorito de nuestra casa, las estanterías o la librería en donde se almacenan nuestra colección de discos, para rescatar esos discos que tenemos metidos en nuestra mente de nuestra banda favorita.

Después de transcurrir varias semanas, la fecha del concierto ya la tenemos en la mano. Comienzan a aparecer los nervios por todo el cuerpo. Apuramos nuestros últimos momentos de diversión escuchando esas canciones que tanto adoras y que tan buenos recuerdos te vienen a la cabeza, deseando que llegue la hora de concierto para volver a disfrutarlas pero esta vez en riguroso directo. Quedas con los amigos para hacer la previa del concierto y entras en la sala con una cara de felicidad que no puedes con ella. Dentro de la sala el ambiente es fenomenal y tu banda preferida sale al escenario.

Te vuelves inmensamente feliz pero notas que el humo que salía del mismo escenario se propaga hasta donde te encuentras tú. Te das cuenta en ese instante que ese humo pertenece a un cigarrillo de la persona que tienes delante. Además pasan unos minutos, giras la cabeza y la persona de atrás se está preparando un pitillo con cierto aroma a hachís. Ante tal situación que detestas, eres un fumador de esos llamados pasivos, se te nubla la mente y la vista, bajando en un segundo ese instante de felicidad.

“No te entra en la cabeza que en el 2017 se siga permitiendo fumar dentro de los espacios cerrados”

Al poco rato, vuelves a notar que el humo te acecha nuevamente por tus narices y te preguntas: ¿estas personas tan indecentes te van a arruinar tu momento de complicidad con tu banda preferida de heavy metal? Tu respuesta es contundente: NO. Tu banda encima del escenario está impecable y te das cuenta nuevamente que en la sala se puede apreciar la intensa humareda que desprende cierta parte del público y que no pertenece para nada a tu banda preferida. Lo admites y te niegas a levantar la voz para evitar algún posible altercado con alguna persona de tu alrededor, solamente quieres disfrutar de la música. Tras hora y media de actuación en directo, llega el momento de la despedida de la banda y los despides con tus cuernos al aire, dando las gracias a la banda por haberlo dado todo en el escenario y maldiciendo a cierta gente del público por su falta de educación hacia las personas que no fuman, o que fuman y esperan hasta el final para hacerlo fuera del recinto, que es ahí donde lo pueden hacer libremente.

Después de seguir la fiesta con tus amigos, llegas a casa para descansar y percibes que el olor que lleva toda tu ropa te repugna y la llevas directamente al cesto de la ropa para que mañana a primera hora la pongas en la lavadora. Así de esta manera, sirve para olvidar esa parte tan negativa que has tenido durante tu estancia en el local de eventos y en algunos bares que has visitado a lo largo de la noche. En ese instante te preguntas nuevamente: ¿La culpa será de la misma sala o de esos bares que ofrecen conciertos por permitirlo o será realmente de la misma gente que entra a disfrutar de la música y que lo acompaña sin ningún pudor con unos cuántos cigarrillos de tabaco u otra sustancia, pese a estar prohibido desde hace once años?

A la mañana siguiente te levantas de la cama con una buena sensación que recorre por todo el cuerpo al recordar que has tenido un agradable sueño en donde habías disfrutado de un gran concierto de tu banda preferida de heavy metal libre de humos. Los únicos humos que habías visto durante su actuación partían solamente del escenario. Un sueño que anhelas se convierta en realidad en el próximo concierto al que asistirás.

Eso sí, cuando vuelva a ver un cartel de mi banda metalera favorita miraré detenidamente para ver si los teloneros ‘Malos humos’ vuelven a actuar en directo. En ese caso me lo pensaré dos veces.

¡Compártelo con el mundo!
mm
Txema de la Cruz
Quiso ser músico pero su mayor virtud la tenía en los dedos para teclear noticias, reseñas, crónicas, entrevistas delante del ordenador mientras escucha heavy metal de fondo, su gran pasión. La famosa 'doncella de hierro' le tiene atrapado desde que tiene uso de razón. Melómano asistente a los conciertos rockeros y metaleros junto con su inseparable humilde cámara de fotos. Redactor y jefe de contenidos en RIB.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar