Estás en
Portada > Entrevistas > The Ribbons: “Si no haces esto con pasión, mejor que te quedes en tu casa”

The Ribbons: “Si no haces esto con pasión, mejor que te quedes en tu casa”

The Ribbons

The Ribbons acaban de editar su primera maqueta, “Jelly Movement”, aunque los miembros de esta banda no son unos desconocidos, ya que han pasado por grupos como Belushi, Bragasonics, Réquiem o Gildas.

En esta primera maqueta muestran esa peculiar mezcla de estilos e influencias y el resultado es un inclasificable puñado de canciones que se mueven entre el garage, el rock clásico o el punk interpretados con rabia y velocidad.

Para conocerles, nada mejor que verles en directo, por ejemplo el día 29 de abril en Santander o el 30 en Xurrut. De momento, aquí os dejamos con la entrevista que nos han concedido Iñigo, guitarra del grupo, y la vocalista Bea.

¿Cómo comienza la historia de The Ribbons?

Iñigo: Pues todo empieza cuando nos juntamos Borja y yo con la idea de hacer un power trío. Para ello necesitábamos un batería, y un día en la puerta del baño del Gure Txoko nos encontramos con un cartel que ponía: “Se ofrece batería para tocar en una banda de rock and roll, con honestidad y sin muchas pretensiones, únicamente hacer una gira por Europa”. Era un cartel que había puesto Miguel y nos hizo tanta gracia que inmediatamente le llamamos y empezamos a trabajar con él.

Nos juntamos bajo, guitarra y batería, y empezamos a hacer cositas. Enseguida nos dimos cuenta de que ninguno tenía ni idea de cantar, así que decidimos ampliar la formación con una voz y otro guitarra para hacer arreglos, solos y esas cosas, ahí entra en escena Urtzi, que vio lo que hacíamos y se subió al carro. Lo de la voz nos costó más pero lo que teníamos claro es que queríamos una chica. Somos cuatro gárrulos bastante salvajes instrumentalmente hablando, con un equipo muy potente y necesitábamos algo que suavizara aquello.

Bea: Sí, la verdad es que todo era muy “testosterónico” (risas). Aquellos tíos enormes con esos bafles de dos metros, en un sitio cerrado que olía a macho… Me dijeron que improvisara sobre un tema que ya tenían. Me encantó porque desde el primer momento me dieron una libertad absoluta…

Aparte de una imagen menos “asalvajada”, ¿qué más aportó la llegada de Bea a la banda?

Iñigo: Cuando Bea llega, nosotros ya llevábamos un año trabajando y teníamos bastante material pero faltaba la línea melódica de la voz. Suele ser bastante típico, sobre todo para un guitarrista, que cuando encuentras un riff de guitarra y construyes sobre él una canción, cuando después quieres crear una línea melódica lo único que haces es copiar ese mismo riff y eso no aporta nada. Por eso es mejor que sea otro el que lo haga desde otro punto de vista y decidimos que eso lo hiciera ella. De hecho, hay una canción que tenemos en el repertorio que hice hace 15 años y que no había podido aprovechar con ningún grupo en este tiempo hasta que llegó Bea y me puso los vellos de punta.

A pesar de que es la primera maqueta como The Ribbons, sois un grupo en el que todos lleváis bastante tiempo en la música…

Iñigo: Sí, así es. Todos hemos pasado por diferentes bandas hasta llegar aquí. Yo, por ejemplo estoy también en Bragasonics, que es un grupo con un componente lúdico 100%, hay dos aitatxus que no pueden comprometerse a tiempo completo, así que el planteamiento es juntarnos y tocar versiones y divertirnos en el local y en los conciertos. Para mí The Ribbons fue la oportunidad de poder hacer temas míos y cosas propias.

Bea: Para mí lo de cantar es nuevo. Empecé con Gildas, también estuve en un grupo de rumba flamenca y actualmente también estoy colaborando con Loon Vagos. Pero lo que yo siempre he hecho han sido cosas de actriz, así que lo bueno es que en el escenario me siento cómoda. Al final es una necesidad de expresión, de comunicar y que la gente se emocione. La música era un registro que no conocía y en el que me siento muy cómoda, y me ha venido muy bien ahora que no hay trabajo de actriz.

Sé que a los músicos no os gusta hablar del tema de las etiquetas pero para dar alguna pista de lo que hacéis, ¿Qué influencias podemos encontrar en “Jelly movement”?

Iñigo: Pues mira, nos hemos juntado una chica a la que le gusta mucho el garage y el 60´s, con un guitarrista bastante metalero como Urtzi, con un clásico como yo que a los seis años estaba escuchando a Los Beatles y a los Rolling Stones, Borja que le gusta de todo, desde el swing hasta el hardcore californiano, y un batería muy de los 90 pero muy hippie al que le encanta el rock progresivo de los 70… Toda esa mezcla es lo que se ve en Los Ribbons. Pero a nivel compositivo está clarísimo que componemos muy punk, muy ramoniano, así que por ahí pueden ir los tiros…

¿Hay algún miembro del grupo que se encargue de hacer las canciones o es un trabajo colectivo?

Iñigo: Normalmente se hace entre todos. Alguien trae una idea o una línea y, en el momento que se coloca en la pizarra, se empieza a construir la canción entre todo el grupo. Todos aportamos y arreglamos en función de la estructura de esa canción. Las decisiones se toman colectivamente. Una banda de rock es para divertirse y, si alguien lo pasa mal o no está a gusto, no merece la pena seguir. Las letras también las hacemos a nivel colectivo pero, últimamente, Borja se está encargando más de ello porque tiene mas facilidad para el inglés y le sale bastante rápido.

Bea: Sí, luego las pone en común conmigo. Ahora yo también estoy intentando meter algunas letras en castellano…

Iñigo: Hombre… no hay ninguna ley que diga que haya que hacer las canciones en inglés. El problema es que son letras muy gamberras y con mucho cinismo que costaría adaptar. Mi opinión es que hay que ser muy buen escritor para hacer letras en castellano.

Bea: Bueno, el rock también es para divertirse y hacer el gamberro

Grabastéis la maqueta en Grabasonic, en el mismo local donde ensayáis. ¿Qué tal fue la grabación?

Iñigo: La verdad es que con Iván, que es el gerente de Grabasonic, siempre se trabaja bien y además tiene una virtud buenísima, que es sacar el sonido del grupo crudo, volcar en el estudio el sonido del local de ensayo. Eso era algo que queríamos que saliera reflejado. Tenemos claro que todo lo que grabes en el estudio tienes que ser capaz de defenderlo luego en el directo de la mejor manera. Por eso no tenía ningún sentido excedernos con las florituras.

La maqueta únicamente ha salido en formato virtual, ¿no pensasteis en sacarla en formato físico?

Iñigo: La idea de grabar sólo cuatro temas y hacer un disco virtual era sobre todo una cuestión de ahorrar costes porque para sacar en formato físico tienes que sacar un mínimo de copias, buscar un diseño medianamente bueno… y al final da igual porque tienes que acabar colgándolo. Nosotros lo que queríamos era una carta de presentación para mover por los locales y ya la tenemos.

¿Y qué tal está funcionando la cosa?

Iñigo: Parece que bastante bien, ya que en un mes hemos recibido 500 “likes” en Facebook y, sorprendentemente, más del 50 % son de gente del extranjero. Incluso hay una chica de China que toca el chelo y hace música clásica… ¡y que le gustan Los Ribbons!

Bea: Así es, es el poder de las redes

Esa era otra pregunta: ¿creéis que las redes sociales son beneficiosas o perjudiciales para los músicos?

Iñigo: Es buena pregunta porque no sé si es bueno o es malo. Yo creo que lo malo es la sobresaturación de información y lo bueno es que te da facilidad para promocionar tu trabajo. Que al final acabe una china que toca el chelo dando al “me gusta”… ¿eso es útil? Pues no se sabe, a lo mejor ella tiene mucha influencia y cuando tengamos disco ella sola nos coloca un montón de copias allí (risas).

¿Y para cuando un disco largo de The Ribbons?

Bea: A nosotros nos gustaría sacarlo mañana mismo, temas tenemos de sobra, lo que hace falta es pasta.

Iñigo: Eso es, cuando paguemos nuestras deudas ya contraeremos otras (risas).

Un problema que tenéis los grupos que todavía no sois profesionales es el de conciliar la vida familiar/laboral con la música. ¿Cómo lleváis vosotros este tema?

Bea: En ese aspecto yo tengo el mayor problema porque soy madre de dos hijos y lo bueno es que en la banda entendieron esto desde el principio y lo comprendieron. Cuesta compaginarlo pero, al final, te gusta tanto esto que te compensa, esto es pasión y, si no lo haces con pasión mejor te quedas en casa. A nosotros nos sirve para desahogarnos y soltar adrenalina, es como una terapia, algunos van al gimnasio y nosotros hacemos esto…

¡Compártelo con el mundo!
mm
Sergio Iglesias
Actualmente soy redactor jefe del periódico local Santutxu y + y colaborador en la sección de música de la revista cultural Aux Magazine y también en El Giradiscos, así como en RIB.

3 comentarios en “The Ribbons: “Si no haces esto con pasión, mejor que te quedes en tu casa”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar